Barcelona está a punto de perder el tren del turismo corporativo

El turismo de negocios y las ferias pueden peligrar si no se logra la estabilidad política, alerta el Gremio de Hoteles.

Barcelona está a punto de perder el tren del turismo corporativo

El Gremio de Hoteles de Barcelona pide al ayuntamiento que emprenda campañas para relanzar la ciudad antes de que se pierdan importantes congresos y ferias

“Hemos vivido un trimestre fatídico”. Sin eufemismos, el presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Clos, describió las consecuencias de la inestabilidad política en el sector: una caída del 15% en la facturación de los últimos tres meses, y que llegó hasta un 35% en el caso de los ingresos de los hoteles más lujosos en diciembre.

Para Clos, las imágenes de las cargas policiales y las manifestaciones, además de la incertidumbre por el proceso independentista, han lastrado la actividad, pero la caída también fue impulsada por los ataques vandálicos a intereses turísticos de este pasado verano y las huelgas en el aeropuerto de El Prat.

La caída de la facturación llegó hasta un 35% en el caso de los hoteles de lujo en diciembre

Si Barcelona pudo cerrar con un 6% de aumento en la facturación hotelera, dijo Clos, ha sido gracias al buen comportamiento del sector en 2017. La caída en los ingresos del último trimestre ha impactado ya el empleo, precisó, ya que no se han renovado 2.000 contratos en la hostelería, lo que supone un 8 % del volumen de contrataciones que mueve el sector.

El impacto en el turismo de negocios

El temor de la asociación es que las consecuencias sigan por varios meses. “Nos encontramos con que Barcelona está siendo excluida ahora de muchas candidaturas para conseguir reuniones de negocios en los próximos meses", advirtió Clos.

El sector MICE (acrónimo de turismo de negocios y convenciones) se maneja con mucha anticipación en sus reservas, por lo que los efectos de la crisis no se han percibido de manera inmediata. Pero el problema surge con las cancelaciones a partir del 1 de octubre, que repercutirá en eventos que se realizarán en los próximos meses. "Recibimos menos peticiones y no se concretan tantas candidaturas como pasaba antes”, describió.

Reclamo ante el ayuntamiento

¿Por dónde pasa la solución? Para Clos, las administraciones deben activar medidas para frenar el declive del turismo en la capital catalana y ha instado en concreto a la alcaldesa Ada Colau a destinar más recursos económicos a la promoción a partir de la tasa turística.

Por ahora el mes de enero está funcionando igual que el año pasado, dijo, pero las perspectivas de febrero son negativas con excepción del Mobile World Congress, mientras que marzo y abril están bastante por debajo de 2017, agregó el titular de la patronal hotelera.