Blackstone lanza una opa sobre Hispania por 1.900 millones

  El Hilton Garden Inn de Sevilla es uno de los hoteles que pertenecen al fondo Blackstone.

Blackstone lanza una opa sobre Hispania por 1.900 millones

El fondo de inversión Blackstone se convertiría en el mayor inversor hotelero de España

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

05/04/2018 - 09:57h

El fondo Alzette Investment (Bidco), participado íntegramente por filiales de Blackstone, ha lanzado una opa sobre el 100% de Hispania Activos Inmobiliarios. La operación valora a la sociedad de inversión inmobiliaria (socimi) en algo más de 1.900 millones de euros.

Bidco, que compró el 16,56% de la socimi por 315,37 millones, ofrece 17,45 euros por acción, en efectivo, lo que supone un descuento del 5,7% con respecto a los 18,50 euros que valía la socimi cuando su cotización fue suspendida de forma cautelar este miércoles. La CNMV ha levantado ya la suspensión sobre Hispania, que en su vuelta a la cotización caía más de un 6% hasta los 17,35 euros.

Blackstone es el mayor fondo inversor extranjero en el sector inmobiliario español, con tres socimis en el mercado alternativo bursátil que suman activos por valor de 900 millones de euros. También adquirió Anticipa, la sociedad que controlaba la cartera inmobiliaria de Catalunya Caixa.

Cartera hotelera de 1.000 millones 

Hispania, por su parte, atesora una cartera hotelera valorada en 1.000 millones de euros y una cartera de viviendas de alquiler valorada en 160 millones. Si la opa sale adelante, Blackstone será el mayor inversor del sector hotelero del país.

Más que la estructura societaria, Blackstone tiene la mira puesta en los activos hoteleros de Hispania, que cuenta con una cartera de 46 establecimientos, la mayoría ubicados en zonas turísticas de España.

En tanto, el fondo de inversión norteamericano ya es un gigante que no tiene deseos de frenar su expansión. Había comprado al Banc Sabadell la gestora hotelera Hi Partners Holdco Value Added por 631 millones de euros, y ha absorbido diversos establecimientos por un valor de 800 millones de euros que pertenecían a la cartera del Banco Popular, que vendió el Banco Sabadell por 30.000 millones.