¿Por qué Disney elimina los carteles de “no molestar”?

El clásico cartel de "no molestar" pasará a la historia en algunos hoteles de Disney.

¿Por qué Disney elimina los carteles de “no molestar”?

Los hoteles del grupo Disney en EEUU ya no usarán los carteles de “no molestar”, y los empleados se reservan el derecho de entrar en las habitaciones

Un símbolo clásico de la hotelería está a punto de pasar a la historia: el cartelito de “no molestar”, que los pasajeros cuelgan en el picaporte de la puerta para poder dormir en paz, dejará de existir en los hoteles de la cadena Disney.

Para evitar las quejas de sus clientes, Disney los reemplazará por un nuevo cartel que diga “habitación ocupada”, para alertar que el pasajero está dentro de la habitación y que desea estar tranquilo.

Pero eso no implica que el servicio de habitaciones pase de largo: Disney advirtió a sus clientes que la empresa y los empleados del hotel se reservan el derecho a entrar al menos una vez al día en cada una de las habitaciones para, entre otras cosas, hacer mantenimiento y limpieza y garantizar que los que allí se alojan estén bien y seguros, según precisa un documento de la cadena hotelera.

El cartel de “No molestar” se eliminará en tres de los 25 hoteles que Disney tiene en Orlando

Por supuesto que el personal de habitaciones no entrará como si fuera su casa: la compañía asegura que los huéspedes tendrán un tiempo razonable para abrir, tras anunciar, con golpes en la puerta, que necesitan entrar en la estancia.

Esta medida comenzará a aplicarse en tres hoteles de Orlando: Grand Floridian, Polynesian y Contemporary Resorts, aunque el grupo de ocio y entretenimiento cuenta con 25 establecimientos en esta ciudad de Florida, donde se encuentran sus parques temáticos.

Temor a los atentados

Oficialmente Disney no comunicó las razones de este cambio, pero todo apunta a una medida de seguridad para evitar sucesos como el atentado de Las Vegas: el 1 de octubre, un francotirador llamado Stephen Paddock disparó desde su habitación del hotel Mandalay Bay Casino contra la multitud que había asistido a un concierto en un predio contiguo.

El asesino, que mató a 58 personas y dejó a otras 500 heridas, había acumulado un arsenal de rifles semiautomáticos en su habitación sin que el personal del establecimiento se diera cuenta.

El atentado de Las Vegas ha llevado a varias cadenas hoteleras a implementar nuevas medidas de seguridad, como el entrenamiento a su personal y la instalación de escáneres y dispositivos de control.