Dos hoteles de Iberostar caen en el bloqueo a Cuba

El recién inaugurado Iberostar Grand Packard en La Habana es uno de los afectados por la sanción.

Dos hoteles de Iberostar caen en el bloqueo a Cuba

EEUU extiende la lista de hoteles vetados para sus ciudadanos en Cuba, donde se incluyen dos hoteles administrados por Iberostar en La Habana y Varadero

El recién estrenado Grand Packard Hotel en La Habana y el Bella Vista en Varadero son los dos hoteles gestionados por la cadena hotelera española Iberostar en Cuba añadidos a la lista de empresas con la que los estadounidenses tienen prohibido negociar desde hoy.

Se trata de dos de los 26 nuevos establecimientos o compañías (16 de ellas hoteleras) vetadas por Estados Unidos en la nueva actualización de su lista de empresas bloqueadas que entra hoy en vigor y que supone un recrudecimiento de su línea dura hacia la isla.

El Departamento de Estado estadounidense justificó el recrudecimiento de la línea dura hacia la isla por el presunto papel cubano en la crisis de Venezuela

El Departamento de Estado estadounidense justificó la medida por el presunto papel cubano en la crisis de Venezuela.

Castigo a Gaviota

Los 16 hoteles recién sancionados tienen relación con Gaviota, el grupo de turismo que depende del conglomerado empresarial del Ejército cubano, que controla alrededor de la mitad de las habitaciones en establecimientos turísticos de Cuba.

Además de los gestionados por Iberostar, la medida incluye otros alojamientos ubicados en los cayos de Villa Clara, además de un hotel que ni siquiera ha abierto aún sus puertas, el SO/ Havana Paseo del Prado, en la capital, según informó EFE.

Los 16 hoteles recién sancionados tienen relación con Gaviota, el grupo de turismo que depende del conglomerado empresarial del Ejército cubano y controla alrededor de la mitad de las habitaciones de Cuba

Los estadounidenses que visiten la isla tampoco podrán hacer compras en siete centros comerciales sujetos a las sanciones en lugares como el Cayo de Santa María o Cayo Coco.

John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional del presidente estadounidense, Donald Trump, adelantó el pasado 1 de noviembre que el Departamento de Estado agregaría más empresas a la lista.

"La opresión del régimen venezolano es posible gracias al apoyo de la dictadura cubana", denunció Bolton entonces en un discurso en Miami (EEUU), en el que describió a Cuba, Venezuela y Nicaragua como una "troika de tiranía" a la que había que combatir con mano dura.

Lista negra

La lista se creó como consecuencia de la orden que Trump emitió en junio de 2017 para prohibir las transacciones con empresas controladas por los servicios militares, de inteligencia y de seguridad de Cuba, una restricción de la que se eximía a los cruceros y aerolíneas estadounidenses.

El Departamento de Estado advirtió de que seguirá "actualizando periódicamente" la lista

Hasta ahora, el listado afectaba a 180 entidades, entre ellas el conglomerado empresarial del Ejército, el Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), que se calcula que controla alrededor de dos tercios del comercio minorista de la isla; y el grupo de turismo Gaviota.

Las sanciones también conciernen a los Servicios de Telecomunicaciones a los Órganos de la Defensa y a otra institución relacionada con el Ejército, la Agencia de Certificación y Consultoría de Seguridad y Protección.

El Departamento de Estado advirtió, además, de que seguirá "actualizando periódicamente" la lista. Su anuncio supone la restricción más notable al proceso de apertura desde las medidas que ordenó Trump en su discurso de junio de 2017.

El que fuera asesor adjunto de Seguridad Nacional de Barack Obama, Ben Rhodes, lamentó hoy la medida en un tuit, en el que aseguró que "no hay ninguna razón para creer que estas sanciones cambiarán al Gobierno cubano", y describió la política de Trump como "retorcida y estúpida".

Las nuevas restricciones ponen freno a la ambición cubana por alcanzar el récord turístico de cinco millones de visitantes

En busca del récord turístico

El pasado 10 de noviembre Cuba celebró la llegada de su visitante número cuatro millones y espera superar los 4,6 alcanzados en 2017, año de récord turístico que coincidió con el deshielo en las relaciones entre el país caribeño y los EEUU.

Así, el éxito esperado para la presente temporada, según el Ministerio de Turismo cubano, llegará “a pesar de las campañas mediáticas para desacreditar al turismo cubano y en medio de las medidas de recrudecimiento del 'bloqueo' impuesto por Estados Unidos", aseguró en un comunicado previo a conocerse la última actualización de la lista.

En 2017 el presidente estadounidense revirtió algunas medidas aprobadas por su antecesor, Barack Obama, para flexibilizar el embargo estadounidense sobre Cuba

En septiembre pasado el Gobierno de la isla rebajó sus expectativas de llegadas de turistas, estimadas en cinco millones, y atribuyó la disminución de los visitantes a las medidas restrictivas impuestas por los EEUU tras la llegada al poder del presidente Donald Trump.

El presidente estadounidense revirtió algunas medidas aprobadas por su antecesor, Barack Obama, para flexibilizar el embargo estadounidense sobre Cuba, entre ellas el levantamiento de la prohibición a los viajes individuales en la categoría "pueblo a pueblo", limitados nuevamente por la actual Administración.

Según datos oficiales, el bloqueo provocó una caída del 43% en la llegada de viajeros estadounidenses en el primer trimestre de 2018, lo que significa 51.677 visitantes menos comparados con igual etapa del año anterior.