El hotel burbuja que te transporta a otro planeta

Despertar en medio del Salar de Uyuni es lo más parecido a hacerlo en otro planeta. Foto Amazing Escapes.

El hotel burbuja que te transporta a otro planeta

En el corazón del salar de Uyuni, en Bolivia, despertarse en uno de los domos transparentes de Kachi Lodge es como hacerlo en una estación espacial

Mar Nuevo

Madrid

20/05/2019 - 18:59h

Seguramente si pensamos en un desierto nos viene a la mente una imagen de dunas de arena, camellos y unas pocas palmeras que anuncian un oasis. Sin embargo, también lo es el Salar de Uyuni, el desierto de sal más grande y alto del mundo. Ahora es posible dormir en cúpulas transparentes que ofrecen increíbles vistas del cielo nocturno y despertarse, en época de lluvias, sobre el espejo más grande del mundo.

En el suroeste de Bolivia, en el departamento de Potosí, en plena cordillera de los Andes y bajo la atenta mirada del volcán Tanupa, el Salar de Uyuni se alza a 3.650 m sobre el nivel del mar, con una superficie de 10.582 km2.

Kachi Lodge, en el corazón del Salar de Uyuni, ofrece una experiencia que promete elevar la hospitalidad al siguiente nivel

[Para leer más: Hoteles burbuja, las habitaciones del millón de estrellas]

Además de contar con vastas reservas de litio (se estima que entre el 50 y el 70% de las reservas mundiales), así como de potasio, boro y magnesio, es también un potente imán turístico, que atrae a alrededor de 60.000 visitantes mundiales.

Kachi Lodge no renuncia a ninguna comodidad. Foto Amazing Escapes.
Dormir en una burbuja no significa renunciar al lujo. Foto Amazing Escapes.

Allí, entre sus extensiones de sal, emerge un paisaje que parece sacado de algún planeta lejano, especialmente cuando entre enero y febrero las lluvias lo convierten en una suerte de laguna que, como un gigantesco espejo, genera increíbles reflejos entre el cielo y la tierra.

Para los viajeros ávidos de sensaciones únicas, Kachi Lodge ofrece una experiencia que promete elevar la hospitalidad al siguiente nivel.

Las cúpulas están diseñadas y construidas para permitir una observación óptima de las estrellas y, pese a su remota ubicación en medio de un desierto, no renuncian al lujo

¿Hotel o estación espacial?

Diseñado por Amazing Escapes y construido para una observación óptima de las estrellas, el complejo se compone de cúpulas geodésicas integradas por paneles transparentes en una de sus caras que brindan vistas 360º del cielo nocturno.

Kachi Lodge, una visión de otro planeta. Foto Amazing Escapes.
Kachi Lodge, una visión de otro planeta. Foto Amazing Escapes.

Sin renunciar a ningún lujo, cada una tiene baño privado, calefacción y un mobiliario exquisito, con mullidas alfombras, paneles de madera y baños de cerámica, y con la cama estratégicamente colocada en el centro del espacio para garantizar las vistas más espectaculares.

Desde sus 3.600 m de altura y gracias a las explicaciones de los guías y expertos del complejo, podremos conocer las constelaciones, así como la cosmología andina y todo tipo de tradiciones y teorías sobre las estrellas.

Recorrer el salar el bicicleta, pasear por el borde del cráter del volcán Tanupa, visitar yacimientos arqueológicos o explorar una isla cubierta de cactus gigantes son otras de las experiencias para descubir la zona

[Para leer más: El turismo de las estrellas brilla en el cielo de Huelva]

Sin embargo, el resort ofrece mucho más que astroturismo, con experiencias que van desde caminar por el borde del cráter del volcán a explorar una isla cubierta de cactus gigantes, pasando por visitar yacimientos arqueológicos, recorrer el pueblo de Coquesa y sus momias refugiadas en una cueva y pasear en bicicleta por las salinas.

Kachi Lodge. Foto Amazing Escapes.
Kachi Lodge abre sus puertas este mes de mayo. Foto Amazing Escapes.

Por la noche no falta el telescopio desde el que explorar el cielo estrellado del altiplano.

En el apartado gastronómico, y en línea con el respeto a la cultura local, los chefs proporcionan un menú elaborado con productos exclusivamente ecológicos y de proximidad, en colaboración con el galardonado restaurante Gustu de La Paz.

La experiencia incluye la estancia de dos noches, así como todas las comidas y bebidas, actividades y traslados al aeropuerto y tiene un precio de 1.170 euros por persona en una cúpula para dos personas. Cada noche extra tiene un precio de 885 euros por persona.