Los hoteles de España ralentizan su crecimiento

La cadena Pestana abrirá en diciembre el primer hotel en la Plaza Mayor de Madrid. Foto: Archivo

Los hoteles de España ralentizan su crecimiento

La ocupación en España se frena por la expansión de plataformas como Airbnb y por el fuerte crecimiento de Turquía y el Norte de África

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

05/12/2017 - 04:55h

El turismo en España sigue con viento favorable, pero su crecimiento se está ralentizando y mira con preocupación el resurgimiento del Norte de África y Turquía.

Según el Análisis del Sector Hotelero realizado por las consultoras STR y Magma HC, en octubre los hoteles españoles han tenido una ocupación del 76,4%, con un crecimiento del 0,8% respecto al mismo mes del año pasado.

No es un mal índice, pero denota un freno el sector, cuando en los últimos tres años en octubre se crecía entre el 3,5% y el 4%, indicó Javier Serrano –gerente de marketing de STR.

Entre las razones para explicar la menor ocupación hotelera se encuentra el crecimiento de regiones como el Norte de África y de ciudades como Estambul, la expansión de plataformas como Airbnb o Homeaway y el reposicionamiento de la estrategia de los establecimientos, que enfocan a un público corporativo y de alto poder adquisitivo en desmedro de una mayor cantidad de huéspedes. Y también, la caída que está sufriendo Cataluña por la incertidumbre política en los últimos meses.

Mejores rendimientos para los hoteles

Sí van mejor los índices en el impacto económico del negocio: la tarifa media diaria (ADR) y el ingreso medio por habitación en el país se mantuvieron en buenos índices: el primero se ubicó en 116,94 euros (+8,6%) y el segundo concepto en 89,60 euros (+9,4%). Actualmente España ofrece sus hoteles con tarifas a 20 euros más que previo a la crisis.

Tras un ascenso del 4% interanual en los últimos años, el sector hotelero sólo crece un 0,8%

Madrid (+18%), junto con Lisboa (+22%) y Oporto (+21%), encabezan el RevPar en Europa occidental. El buen negocio de la capital española contrasta con las turbulencias que está experimentando Barcelona, donde este índice cayó un 12,5%, mientras que la ocupación en octubre descendió un 9% y en noviembre se situaría en un 10% menos.

Precisamente, los analistas ven un trasvase del turismo de Barcelona hacia Madrid, así como de otros puntos como Valencia, que creció un 14%. “Lo que ganan los demás mercados lo pierde Barcelona”, graficó Albert Grau, socio director de Magma

Crece la competencia

España tiene una fuerte competencia que cada día se acerca más. La ciudad europea con más crecimiento ha sido Estambul, con un incremento del volumen turístico en sus hoteles del 34%. Eso sí, advirtió Serrano, la expansión del mercado turco se debe a un descenso de sus márgenes. O sea, los hoteles tienen que ofrecer tarifas bajas y reducir sus ganancias para poder recuperar al sector.

En esta misma senda se encuentran Belgrado (que crece un 23%) y Bruselas (+19%), que se encuentran entre las ciudades que más han reducido sus precios para poder sobrevivir.

Estambul logra un 34% de crecimiento pero a costa de reducir sus márgenes de ganancias

También España debe tener en cuenta el fuerte crecimiento del 42,7% que protagoniza el Norte de África, tanto en destinos que se han mantenido estables como Marruecos, y otros como Egipto y Túnez que tras varios años de pérdida de turistas asisten a un proceso de recuperación que todavía no ha alcanzado los niveles previos a la Primavera Árabe de 2011.

STR y Magma HC pronostican que los turistas británicos, aunque seguirán como el colectivo más numeroso, reducirán su peso en el negocio porque gastarán menos debido a la devaluación de la libra esterlina. Sí habrá un ascenso de colectivos como el de los visitantes holandeses, mientras que la llegada de norteamericanos y asiáticos dependerá del reposicionamiento de la marca España frente a la inseguridad que se ha presentado en Cataluña en los últimos meses.