Estos son los trucos de los hoteles para ser más ecológicos

Alexander du Rietz enseña las colmenas que producen miel para el hotel Scandic Vulkan, de Oslo. Foto: JP Chuet.

Estos son los trucos de los hoteles para ser más ecológicos

Eliminar plásticos, duchas con temporizador y uso de energía geotérmica son algunas de las maneras que tienen los hoteles para ganar sostenibilidad

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

05/11/2018 - 12:23h

Cuando el huésped entra en una de las habitaciones del hotel Scandic Vulkan, en Oslo, se encuentra que el cesto de basura está dividido en tres compartimientos: papel, orgánico y general. Al ir al baño, el champú y el gel de ducha se expenden desde grandes recipientes. Y a momento de desayunar, una pizarra advierte contra el desperdicio de comida.

Esta es la punta del iceberg ecológico que demuestra este hotel, el primer establecimiento sostenible de Noruega, y que se enmarca en las iniciativas para que Oslo haya sido nombrada como la Capital Verde Europea de 2019.

El primer hotel que produce su propia energía

Este hotel pertenece a la cadena Scandic, con presencia en siete países y con un portfolio de 262 establecimientos. Según precisa su gerente Monica Egeberg a Cerodosbé, el Scandic Vulkan fue elegido como el más ecológico del país durante cuatro años, y es el primer en lograr el certificado energético clase A, que confirma que es auto suficiente en energía.

La energía que calienta las habitaciones y salas del Scandic Vulkan, de Oslo, proviene de fuentes geotérmicas ubicadas a 300 metros de profundidad

El gran rasgo es que el 100% de su consumo proviene de fuentes renovables. Más concretamente, de la energía geotérmica que emana a 300 metros de profundidad.

Pero el calor que desprenden los refrigeradores, congeladores y los aires acondicionados también es reutilizado para calentar las salas y habitaciones, y el pasajero ni se dará cuenta que en las calles de Oslo el termómetro desciende a los -10º  muy rápidamente en los próximos meses.

Menos plásticos y menos desperdicios

Aquí el restaurante y el bar no sirven agua embotellada. Ni falta hace, con lo fresco que es el líquido que emana del grifo (y menos pesado que el que se bebe en Barcelona o Madrid).

El Scandic repite una saludable pauta que es seguida por otros restaurantes en el mundo: el hotel se sumó a la app Too good to go y ofrece, por solos dos euros, una caja con pastelería y otros alimentos que los huéspedes no consumen de su desayuno.

bolsa ropa
El hotel Scandic Vulkan entrega bolsas para incentivar la donación de ropa.

“En vacaciones es cuando más se desperdicia, por eso escribimos en pizarra sobre lo que se puede ganar si el huésped se sirve menos comida”, indica Egeberg. Pero para evitar que la comida solo entre por los ojos (hay que reconocer que el hotel tiene un despliegue increíble de alimentos), los platos redujeron sus tamaños en los últimos años.

En los techos del Scandic hay colmenas que producen miel, que se ofrece en los desayunos del hotel

Entre las mermeladas, quesos y mantequillas hay un cartel que invita a probar la miel del hotel. Se trata del manjar que producen las abejas que viven en unas cuatro colmenas ubicadas en el techo, que producen 271 kilos al año, y que son cuidadas por una empresa que tiene 95 ‘casas’ para abejas en la ciudad; algunas de ellas diseñadas por el estudio de arquitectura Snøhetta, los mismos que diseñaron la Ópera de Oslo.

Otro desperdicio que este hotel ataca es el de la ropa: muchas veces los huéspedes olvidan alguna prenda, o la abandonan porque compraron una chaqueta o zapatos de mejor calidad. Por ello los pasajeros se encuentran con bolsos para donar lo que quieran en sus habitaciones, y aquellas piezas dejadas por olvido y no reclamadas son donadas al Ejército de Salvación noruego.

Freno a los frascos de champú

La política de no ofrecer frascos pequeños de amenities, como la del Scandic, también es implementado por las grandes cadenas como Meliá, Iberostar, Hilton o Marriott, que buscan evitar la proliferación de plásticos de un solo uso.

Esta restricción también alcanza a las pajitas para los refrescos, desterradas de los hoteles de Intercontinental, y reemplazadas por otras fabricadas con materiales biodegradables.

Cambiar la temperatura del aire acondicionado

Hay hoteles que quizás no hayan puesto en marcha políticas de donación de alimentos, pero para evitar que terminen en cubos de basura, los establecimientos de la cadena Fern Hotels & Resorts, de la India, los regalan a las granjas de cerdos de las cercanías.

Este hotel también cuenta con un sistema de aire acondicionado que, con solo apretar un botón, regula la temperatura un par de grados, para evitar un mayor consumo energético sin necesidad de incomodar al huésped.

Los establecimientos de la cadena 1 Hotels cuenta con temporizadores en la ducha para evitar el desperdicio de agua

Otros establecimientos, como los de la cadena la 1 Hotels de EEUU, cuentan con un temporizador en la ducha para que el huésped sepa cuánta agua está desperdiciando en su baño matinal.

También en Barcelona

En Barcelona, el Hostal Grau se convirtió en el primer establecimiento de la ciudad con el certificado LEED (Greens Building Design and Construction), por el uso de materiales sostenibles en su construcción y la rehabilitación de muebles para decorarlo.

También cuenta con jabones ecológicos, ropa de cama de materiales orgánicos, luces LED y un jardín vertical Babylon que permite la regeneración de aguas grises de las duchas y lavabos.

Hostal Grau