Gremio de Hoteles: “Barcelona tiene un turismo de peor calidad"

El Gremio de Hoteles alerta de que Barcelona se convierte en una ciudad con peor calidad turística.

Gremio de Hoteles: “Barcelona tiene un turismo de peor calidad"

El Gremio de Hoteles alerta que Barcelona pierde calidad por el crecimiento de los pisos turísticos ilegales y la disminución del turismo corporativo

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

05/07/2018 - 13:37h

Los hoteles de Barcelona tuvieron menos ocupación y lograron un menor rendimiento económico en 2017. Y el primer semestre de 2018 no levanta cabeza. Para el presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Clos, esta situación es reflejo de la pérdida de calidad que el turismo de la ciudad protagoniza en los últimos años.

Entre enero y junio, la ocupación de los hoteles de la ciudad bajó un 3%, y se situó en el 78%. Para este verano, del 85% del año pasado, se prevé que apenas llegue al 80%.

Cae la facturación

Durante el primer semestre, también bajó la facturación. Según el Gremio, el precio medio de las habitaciones fue de 132,75% (-4,3%), y el RevPar (ingreso por habitación disponible) se situó en 104,6 euros (-7,2%).

Esta caída en los ingresos fue más pronunciado entre los hoteles de mayor categoría. El presidente de la patronal hotelera precisó que los establecimientos de lujo tuvieron una pérdida del 10% en su facturación.

Este descenso va en el mismo tenor que la caída en el gasto per cápita de los turistas: de los 406,60 euros que dejaba cada visitante en el 2016, el año pasado bajó a 362,50 euros (-10,8%).

Menos presencia del turismo corporativo

Barcelona fue elegida como la mejor ciudad para eventos de negocios según el ranking ICCA 2017 (Asociación Internacional de Congresos y Convenciones). Pero este sector tiene cada vez menos presencia: de tener un equilibrio a partes iguales con el viajero de ocio, en el último año el turismo corporativo apenas supera el 30%.

La facturación de los hoteles de Barcelona en el primer semestre bajó más del 7%, y entre los establecimientos de más categoría descendió un 10%, describió el Gremio de Hoteles

Esto no quiere decir que vengan menos asistentes a eventos y ferias, dijo Clos, pero de tener varios años con un crecimiento paralelo, ahora sorprende que el turismo de ocio supere con comodidad al corporativo.

Apunten contra los pisos turísticos

Una de las causas de que Barcelona escore al turismo low cost, según Clos, es la expansión de pisos turísticos ilegales, que “propicia la llegada de un turismo de baja calidad”, dijo el empresario hotelero.

Además consideró que esta situación se agravará con el proyecto para permitir alquilar habitaciones a turistas en casas particulares, que “se convertirá en una fórmula para legalizar los pisos turísticos fuera de la ley, agravando los problemas de coexistencia” que hay en barrios del centro y cercanos al frente marítimo, como Barceloneta, describió. 

"Preferimos no construir un hotel como el Four Seasons y dejamos entrar a las habitaciones compartidas...para mí no tiene lógica", dijo Clos.

Razones del turismo de peor calidad

Además de la expansión de pisos ilegales, Clos dijo que la pérdida de calidad se refleja en la permisividad del Ayuntamiento con "los manteros y lateros", el comportamiento incívico de los visitantes, el botellón que invade las plazas y calles.

"Si van a la playa, uno se encuentra con un circo. Pasan los que hacen masajes, el que vende mojitos...en la costa francesa hay orden, control, y la gente está a gusto", comparó.