El dueño de NH necesita dinero como sea (sin disimulos)

Sede de HNA, el conglomerado ahogado por las deudas.

El dueño de NH necesita dinero como sea (sin disimulos)

HNA vende lotes residenciales en Hong Kong por 1.600 millones de euros

Cerodosbé .

Barcelona

13/02/2018 - 10:22h

El grupo HNA, mayor accionista de la hotelera NH con el 29,5% del capital social, busca dinero de donde sea para poder reducir su gigantesca deuda. Mientras espera que surjan compradores para su participación en la cotizada española, pudo concretar la venta de dos lotes residenciales cerca del antiguo aeropuerto de Hong Kong por 1.623 millones de euros.

El comprador es el inversor Henderson Land, y la adquisición comprende el 17% de la filial Hong Kong International Construction Investment Management Group, mientras que el 83% restante seguirá (por ahora) en manos de NH.

HNA necesita liquidar activos para reducir su gigantesca deuda

HNA mantiene el cartel de “se vende” en numerosas propiedades y activos en todo el mundo, una medida desesperada que ha tomado para disminuir su deuda tras una frenética campaña de inversiones de los últimos dos años, que la ha llevado a gastar más de 40.500 millones de euros.

Los préstamos de la compañía, incluidos créditos bancarios y bonos, aumentaron en más de un tercio en los primeros once meses del año pasado, hasta los 81.549,2 millones de euros, según precisó un informe del mercado de bonos de HNA China.

Los vencimientos ahogan a HNA 

El mes pasado, por primera vez, los directivos de HNA reconocieron la magnitud de la crisis y advirtieron a sus acreedores que se enfrenta a un potencial déficit de 1.918 millones de euros para el primer trimestre del año.

Entre sus ventas más recientes destacan la que realizó una de sus filiales a finales de enero, de un edificio de oficinas en Sydney que había comprando en 2012, operación que le reportó ganancias por 56 millones de euros.

Además de recurrir a la venta de activos, el grupo ha acudido a financiarse al mercado de deuda, donde en noviembre emitió un bono a 363 días denominado en dólares que pagaba un elevado cupón del 8,87 %, un indicador de su escasez de efectivo.