Los hoteles despliegan la alfombra roja a los jets privados

El Gulfstream V de M Jets se utiliza para los exclusivos viajes de la cadena Anantara

Los hoteles despliegan la alfombra roja a los jets privados

Cada vez más hoteles ofrecen servicios de viajes en jet privado a sus huéspedes más exclusivos

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

23/08/2018 - 18:38h

Los hoteles y resorts de lujo buscan qué pueden ofrecer de nuevo o exclusivo a sus huéspedes. Y la nueva tendencia en los servicios a los clientes más distinguidos es proponer excursiones o atraer clientes por medio de viajes en jets privados.

Este es el caso del hotel y resort Anantara, que ofrece nuevas experiencias a bordo de su programa de viajes y relax en sus lujosos jets, informa The Telegraph.

Este plan de viajes se desarrolla con la compañía M Jets, que como Anantara, pertenece al universo de Minor International la cadena que está a punto de quedarse con el 100% de la española NH, si prospera su opa-.

Lujo en el aire y en las playas del Sudeste Asiático

Desde la llegada a Bangkok, el viajero vuela en un Gulfstream V o un Cessna Citation X a Sri Lanka. En el caso del primer jet, con una capacidad de 19 pasajeros, cuenta con duchas a bordo, asientos que se convierte en camas y tecnología de vanguardia en sus sistemas de entretenimiento. Las comodidades no son inferiores en el Cessna, una de las aeronaves más rápidas del segmento pero con una capacidad de hasta ocho personas.

La cadena Anantara conecta a sus resorts de lujo en el Sudeste Asiático con jets Gulfstream V y Cessna Citation X

En Sri Lanka una limusina acerca hasta el complejo Anantara Peace Haven Tangalla, donde se pueden visitar los templos de Mulkirigala o participar en avistajes de ballenas. La segunda escala es el complejo Anantara Kihavah Maldives Villas, lugar en el que es posible practicar snorkel, buceo, tener cenas en la playa, disfrutar de tratamientos de spa y asistir a sesiones de astronomía.

El precio por estos paquetes de alojamiento y jet va desde 17.000 euros por persona (volando en el Cessna Citation X), aunque si una pareja quiere más privacidad y desea el avión para ellos solos, puede gestionarlo desde 41.000 euros cada uno.

four seasons
Four Seasons cuenta con un Boeing 757 para sus viajes más exclusivos.

Viajar por Europa

En Europa, la cadena hotelera Oetker Collection ofrece itinerarios por el Viejo Continente a bordo de un jet Luxaviation. Entre otros programas, propone combinar el alojamiento de sus establecimientos con visitas al hogar del diseñador y coleccionista Axel Vervoordt en Bélgica, realizar recorridos por viñedos franceses y dormir en el hotel Le Bristol de París o visitar muestras de arte moderno en Berlín.

Alrededor del mundo a todo lujo

Aman Resorts se suma a las cadenas que propone dormir en sus hoteles y viajar en un jet privado, en este caso, un Airbus ACJ 318. El avión, con capacidad para 16 personas, conecta con los resorts de Tokio, Amanpuri (Filipinas) y Venecia, y también acerca a los viajeros a las excursiones por Shanghái y los vuelos en helicóptero por la bahía Phang Nga, en Tailandia.

El tour dura 22 días, y se comercializa desde 110.000 euros por persona.

Four Seasons y Crystal Cruises proponen viajes alrededor del mundo a bordo de grandes Boeing reconvertidos en jets de lujo

Algo similar propone Four Seasons. A bordo de un Boeing 757 –que puede llevar a 52 pasajeros, de una configuración original de 233 plazas-, propone realizar un viaje alrededor del mundo de 23 días, donde se incluyen tres noches de crucero en Galápagos y avistamientos de gorilas en Ruanda. El precio es de 123.000 euros por pasajero.

crystal aircruises boeing 777
El B777 de Crystal Air Cruises realiza lujosos viajes alrededor del mundo de casi un mes.

También hay opciones más personalizadas, ofrecidas por Net Jets, como pequeños tours volando entre París, Florencia, Cap Ferrat y con cruceros por la Costa Azul.

Cruceros del aire

Esta moda también llega a los cruceros. Crystal Cruises –una de las navieras más exclusivas del mercado- cuenta con Crystal Air Cruises, la compañía que vuela con un Boeing 777 y un 787 Dreamliner modificados como dos aviones de lujo. La habitual capacidad de estas aeronaves, de 350 asientos, se ha reducido a 84 plazas.

Platos preparados por cocineros con estrellas Michelin, un iPad de regalo, una carta de 300 vinos y champagnes exclusivos, asientos que se convierten en camas y la posibilidad de visitar sitios que está vedados a la mayoría de turistas son algunas de las opciones que ofrecen, a un precio de 142.000 euros por un viaje de 29 días.

Entre otros puntos, cubren Chicago, Los Ángeles, Tokio, Pekín, Shanghái, Hong Kong, Manila, Bangkok y París. En cada destino, los pasajeros se alojarán en los hoteles de la cadena Península.