Los hoteles están listos para crecer más (excepto en Barcelona)

Hasta los hoteles más exclusivos deben buscar alternativas para evitar las caídas en las reservas.

Los hoteles están listos para crecer más (excepto en Barcelona)

El rendimiento de los hoteles de Barcelona cae un 4% en enero mientras que en el resto de España aumenta hasta un 9%

El año pasado se han superado los récords de visitas de extranjeros (82 millones) y de estancias: 340 millones de estadías, lo que supone un incremento interanual del 2,7%.

Los hoteles españoles no sólo celebran que han tenido una ocupación inédita, sino que también rescatan el aumento de la facturación media por habitación, que se ubica en los 87,3 euros, 5,3 euros más que en el 2016.

Las provincias que más han crecido en su rentabilidad han sido Madrid (17%), Canarias (17%), Sevilla (11%), Barcelona (10%) y Baleares (5%), precisa un estudio de la consultora Mirai.

El intenso ritmo de Madrid y Canarias

Madrid ha tenido picos inéditos en España, como los crecimientos del 30% en junio y del 27% en septiembre. Llega a diciembre con un rendimiento favorable del 13%, lo que permite deducir que tendrá un buen comienzo del año. Además, la inminente moratoria que impide abrir más pisos turísticos aportará mejores resultados al negocio hotelero de la capital española y alrededores.

La otra gran protagonista del crecimiento, Canarias, se encuentra “en una burbuja con precios disparatados”, analizan en esta consultora. Ha cerrado el año “de una forma espectacular” y no se atisba un descenso en el corto plazo. Antes de la temporada de verano del 2017, los hoteles de esta comunidad tuvieron mejoras en sus rendimientos del 21% al 25%.

Canarias ha crecido con precios disparatados, precisan en la consultora Mirai

Pero a los empresarios de estas islas les costará mantener el ritmo. “Cuesta creer en un mismo ritmo de crecimiento similar en 2018”, precisan en Mirai, sobre todo por el resurgimiento de las ofertas de sol y playa de Turquía, Egipto, Túnez y Grecia, los principales competidores de los balnearios canarios.

El descenso de Barcelona

La gran incógnita es qué pasará con Barcelona. El último trimestre ha presenciado una caída que vaticina una dura cuesta a remontar. En octubre los hoteles de la capital catalana y alrededores han tenido un recorte del 5% en sus ingresos, un registro similar al de noviembre, pero peor fue en diciembre, con un descenso del 13%.

Enero no parece remontar demasiado: según Mirai, el ADR se situará en un -4%, lo que anticipa que se presenciará “un 2018 muy complicado”.

Según otra consultora, Magma HC, el primer trimestre del 2018 podría tener un menor crecimiento en Barcelona no sólo por la caída en las reservas, sino debido a que será muy difícil superar los “números de récord” que la ciudad ha exhibido en los primeros meses del año pasado.

La clave está en ver qué sucede con la situación política: si Cataluña vuelve a tener gobierno y se disipa la tensión por el proceso independentista, es posible que hacia marzo o abril, cuando llegue la Semana Santa, esta comunidad autónoma vuelva a recuperar su vitalidad y recupere los índices positivos.