Instagram: de escaparate a canal de reservas para los hoteles

Hyatt Centric Gran Vía dispone de un selfie room para las fotos de Instagram de sus clientes.

Instagram: de escaparate a canal de reservas para los hoteles

La red social seduce a los hoteles con una nueva herramienta que permite al usuario reservar una habitación sin salir de la app

Los hoteles apuestan decididamente por la red social de la imagen por excelencia. Además de la gestión de sus perfiles y la interacción con sus huéspedes, comienzan a diseñar espacios que motiven el “momento Instagram” perfecto. La última revolución viene de la mano de un botón de acción que permite la reserva directa sin salir de la aplicación.

En la recepción del hotel Hyatt Centric Gran Vía, un “selfie room” invita a los huéspedes a hacerse la autofoto perfecta para las redes sociales. Nada es casual; los espejos, la iluminación y los colores están diseñados para quedar bien en las fotos y también para hacer más fotogénico al protagonista.

Sus creadores, el estudio de interiorismo Blue Sky Hospitality, especializado en la industria del hospitality de lujo, han sido de los primeros en crear un espacio específicamente diseñado para que sus usuarios se luzcan en las redes sociales, en especial en Instagram, la reina de la imagen.

Cada vez más hoteles cuenta con rincones ideales (y diseñados ad hoc) para hacer fotos enfocadas a las redes, ya sea una piscina infinita, una escalera vistosa, un sofá de terciopelo o una mesa en una terraza frente al mar

Hoteles ‘instagrameables’

Por supuesto, no son los únicos. Cada vez más establecimientos cuentan con rincones ideales para hacer fotos enfocadas a las redes. Ya sea una piscina infinita, una escalera vistosa, un sofá de terciopelo o una mesa en una terraza frente al mar, estos espacios se diseñan para fomentar el “momento Instagram”.

Y es que la fotografía siempre ha estado ligada a los viajes, especialmente desde que se popularizó la cámara de fotos personal. Pero la calidad ofrecida por los nuevos teléfonos y la exposición a las redes sociales han disparado el fenómeno de manera exponencial.

 

 

A summertime breakfast with views of the Mediterranean 📷: @aurastoica #OnlyInMelia #MeliaCalviaBeach

Una publicación compartida de Meliá Hotels & Resorts (@meliahtlresorts) el

De este modo, parece que no hemos disfrutado de unas buenas vacaciones si no tenemos un puñado de fotos que colgar en las redes para que las vean nuestros contactos.

Los hoteles han encontrado en esta tendencia un filón perfecto. Por un lado, es un excelente escaparate para mostrar sus encantos, ante un público de más de 1.000 millones de usuarios activos mensuales (según datos de Instagram de junio). Solo su función de stories (vídeos efímeros) cuenta con 400 millones de usuarios activos diarios.

Instagram es la red social con mayor engagement; las marcas presentes reciben hasta cuatro veces más interacciones que las de su matriz, Facebook

Además, es la red social con mayor engagement. Así, según un estudio de 2017, las marcas presentes en Instagram reciben hasta cuatro veces más interacciones que las de su matriz Facebook, mientras que un informe de Booking revela que más del 30% de los milenials reconoce haber elegido un hotel o destino en función de su ‘instagrameabiliad’.

A ellos se suma que sus usuarios no perciben como muy intrusiva la publicidad, generando el caldo de cultivo perfecto para que los hoteles opten por ella para exhibir sus encantos.

De mirar a reservar

Pero, además de sumar espectadores, Instagram va camino de convertirse en un canal más de venta para los hoteles, gracias al nuevo botón de acción implementado por la compañía para los perfiles comerciales.

Instagram va camino de convertirse en un canal más de venta para los hoteles, gracias al nuevo botón de acción implementado por la compañía para los perfiles comerciales

Si hasta ahora los viajeros solo podían ponerse en contacto o hacer una reserva con un hotel a través de botones “llamar” o “enviar un e-mail” –los que la mayoría de cadenas hoteleras y establecimientos individuales siguen mostrando-, el nuevo botón sube de nivel al permitir que los usuarios acceden a una página de reserva con un solo click.

Para su desarrollo, Instagram se ha asociado con diferentes compañías de reservas como Yelp, OpenTable, EventBrite, ChowNow, SevenRooms o Booksy.

Las reservas y ventas por Instagram puede revolucionar el mercado de viajes y gastronómico.
El botón de reserva directa permite cuantificar el retorno de la inversión de los hoteles en Instagram.

Sin embargo, y a diferencia de otras redes sociales más sensibles al retorno de inversión (ROI) como Facebook y Twitter, que facilitan el seguimiento, Instagram no es tan propicio a la medición en términos de enlaces y reservas directas que se generen, especialmente por la limitación de enlaces a uno único en la biografía, al que deben dirigirse todas las publicaciones.

Por eso, según la directora de marketing de Instagram, Susan Rose, el botón de acción quiere dar respuesta a las necesidades de individuos y empresas, que buscan más opciones impulsadas por la acción del usuario.

Lenta implementación

Cuantificar el retorno, más allá de la creación de marca y la consecución de “me gustas”, será posible con el uso de este botón que, de momento, se está implementando de forma más rápida para restaurantes y venta de espectáculos y entradas en general.

El botón de reserva, siempre presente, resuelve un problema tradicional de Instagram, que solo permite un enlace en la biografía independientemente del contenido

Para Chris Webb, fundador de ChowNow, plataforma online de entrega de comida a domicilio que conecta a usuarios con más de 10.000 restaurantes en Norteamérica, el botón supone una revolución porque resuelve el problema de los enlaces.

“Siempre había existido ese enlace en la biografía”, señala, “el problema es que ese enlace cambia constantemente cuando cambias el contenido, por lo que puedes publicar algo y, al publicar algo más tarde, debes intercambiar el enlace anterior”.

El botón de reserva, siempre presente, es independiente del enlace en la biografía, “lo que lo hace mucho más conveniente para todos”, añade Webb.

 

Además de comida para llevar, el botón también es útil y rápido para la reserva de una mesa en un restaurante, que muchas veces ni siquiera requiere la introducción de los datos de una tarjeta de crédito.

En el caso de los hoteles, se exigen algunos pasos más. Sin embargo desde Instagram auguran que se terminarán reservando no solo estancias en hoteles, sino experiencias completas. El futuro, en este caso, podría transitar por los mismos caminos que han recorrido los metabuscadores.