Mandarin Oriental desembarca en Latinoamérica

Mandarin Oriental está reformando el hotel en Santiago, que abrirá en 2019.

Mandarin Oriental desembarca en Latinoamérica

La cadena de lujo elige a Chile para abrir sus dos primeros hoteles en la región, en las ciudades de Santiago y Viña del Mar

Mandarin Oriental, como también hizo Accor, apuesta por la seguridad con su desembarco en Latinoamérica al decantarse por Santiago de Chile en lugar de São Paulo, el centro cultural y financiero de la región. La apertura, prevista para principios de 2019, forma parte de una estrategia que prevé duplicar el número de establecimientos de la cadena en el mundo.

Puede que Santiago no tenga el atractivo deslumbrante de la metrópolis brasileña pero, indudablemente, ofrece una tranquilidad y seguridad superiores. De hecho, la calma de la ciudad fue el factor decisivo para Mandarin Oriental en su estrategia de penetración en Latinoamérica, según declaraciones a Bloomberg.

La cadena de lujo con sede en Hong Kong está inmersa en los trabajos de renovación del establecimiento, operado previamente por Hyatt, que cuenta con 310 habitaciones, incluyendo 37 estancias club y 23 suites, y que será renombrada como Mandarin Oriental.

Al hotel de Santiago le seguirá, en 2020, otra apertura en el país en la ciudad costera de Viña del Mar, como parte de una estrategia de Mandarin para duplicar el número de establecimientos en el mundo

Estrategia expansiva

Al hotel de Santiago le seguirá, en 2020, otra apertura en el país, en este caso en la ciudad costera de Viña del Mar, como parte de una estrategia establecida por el director ejecutivo de Mandarin, James Riley, para duplicar el número de establecimientos en todo el mundo.

Dentro de la región, Chile incrementa a pasos agigantados su posicionamiento. Así, Rolls Royce, que solo cuenta con dos concesionarios en toda Sudamérica, ha escogido precisamente Santiago como uno de sus mercados, junto a São Paulo.

La industria hotelera también está en auge en Chile. Según un informe de Deloitte, la tasa de ocupación ascendió al 68% en 2017, situándose como la más elevada de la región

La asociación chilena de artículos de lujo, que aglutina a marcas de automóviles como Bentley, BMW e Infiniti, pero también a la compañía de cruceros Crystal Cruises, el relojero Omega o la firma de calzado Salvatore Ferragamo, informó del incremento de las ventas un 9% el pasado ejercicio, hasta superar los 565 millones de euros.

Chile suma enteros como destino de lujo

La industria hotelera también está en auge en Chile. Según un informe de Deloitte, la tasa de ocupación ascendió al 68% en 2017, situándose como la más elevada de la región, con competidores como Buenos Aires estancados en el 59%.

En términos de ocupación, países como Brasil se quedaron en un 53%, Perú en el 64% y Colombia en el 57%.

Los bajos índices de criminalidad en Chile juegan a su favor, con una tasa de homicidios de 3,5 por cada 100.000 habitantes, la más baja en América del Sur, y muy alejada de los 56 de Venezuela y los 30 de Brasil

Los precios en Santiago han tendido a la baja como consecuencia de la penetración de plataformas de servicios como Airbnb, pero con altas tasas de ocupación por encima del 60 por ciento en los últimos cuatro años, la industria está apostando por un mayor crecimiento. Según informó Deloitte, se están construyendo 22 nuevos hoteles en Santiago, que sumarán más de 4.000 nuevas camas en 2022.

Los bajos índices de criminalidad en el país juegan a su favor, con una tasa de homicidios de 3,5 por cada 100.000 habitantes, la más baja en América del Sur, y muy alejada de los 56 de Venezuela y los 30 de Brasil, según datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.