Meliá contraataca ante el fraude por las denuncias falsas

Gabriel Escarrer Juliá (presidente de Meliá) y Gabriel Escarrer (consejero delegado).

Meliá contraataca ante el fraude por las denuncias falsas

La hotelera analiza emprender acciones judiciales contra los denunciantes de falsas intoxicaciones, que han causado perjuicios por 50 millones de euros

Meliá se cansó de afrontar denuncias falsas de intoxicaciones por parte de turistas y abogados inescrupulosos, que aprovechan los huecos de la legislación británica. La cadena de la familia Escarrer anunció que podría emprender acciones legales a los huéspedes que han denunciado a la hotelera de manera fraudulenta.

Una vez que los asesores jurídicos de Meliá dispongan de toda la información del caso, cuyo secreto de sumario fue levantado recientemente, valorarán si toman acciones penales o ejercitan la responsabilidad civil y exigen indemnizaciones.

De esta manera, han explicado a Europa Press, seguirán la misma estrategia e irán revisando las reclamaciones pendientes una por una ya que tienen "esperanza" de que este procedimiento abra "la vía para que se dé un gran paso adelante contra estos fraudes".

Más de 50 millones de euros en pérdidas

En septiembre la Guardia Civil desarrolló en Mallorca la 'operación claims', con la que desarticuló a un grupo organizado presuntamente responsable de esta estafa millonaria, cometida a través de reclamaciones falsas por supuestas intoxicaciones alimentarias en hoteles de la Isla. Siete personas de nacionalidad británica fueron detenidas.

Según las estimaciones de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) --entidad que también se ha personado en la causa--, la cuantía de la estafa podría alcanzar los 50 millones de euros desde 2014. En 2016, se recibieron 400 reclamaciones por valor de más de nueve millones de euros. Según la Asociación Británica de Agentes de Viajes (ABTA), un 19 % de los británicos es alentado por estos bufetes de abogados a solicitar indemnizaciones.

 El modus operandi de la estafa

El truco de estas organizaciones era el siguiente: tentaban a turistas con tener vacaciones gratis, y la forma era presentar una demanda por intoxicación en los hoteles con régimen ‘todo incluido’. Por una modificación en las leyes del Reino Unido, las denuncias se podían presentar hasta tres años después del suceso y como prueba, era suficiente enseñar el ticket de compra de un medicamento para tratar dolencias estomacales.

Los abogados que promueven las denuncias falsas de intoxicaciones pueden llevarse hasta un 60% de la indemnización

Para evitar entrar en un laberinto legal, o verse expuesto ante las redes sociales, los dueños de hoteles accedían a indemnizar al huésped con el monto de su estadía.

Más denuncias de hoteles

Otra cadena personada en la causa es Mac Hotels, que presentó una denuncia ante la Policía Nacional por el presunto fraude tras detectar reclamaciones excesivas desde hacía años, lo que inició las investigaciones en los juzgados de instrucción de Palma.

La cadena aportó pruebas como fotografías, grabaciones de audio, vídeos y abundante documentación reunida a lo largo de seis meses tras contratar a un grupo de detectives.

Según la cadena, los abogados británicos proponen a los turistas plantear estas reclamaciones y a cambio se llevarían alrededor de un 60% de la indemnización, generalmente de entre 7.000 y 8.000 euros.