Palma refuerza su bloqueo a los hoteles

Palma prohibirá que se construyan hoteles de más de 20 habitaciones en su centro histórico.

Palma refuerza su bloqueo a los hoteles

El Ayuntamiento de Palma prohíbe abrir hoteles con más de 20 habitaciones en su centro histórico

Palma refuerza las trabas a las aperturas de hoteles. La última normativa prohibirá las licencias de nuevos establecimientos de más de 20 habitaciones en el centro histórico de la capital balear.

La modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) hará que esta normativa sea “la más restrictiva de España”, describió el concejal de Urbanismo, José Hila.

Este cambio, indicó, se realiza para "proteger el acceso de los residentes" a la vivienda y "evitar que se construyan hostales u hoteles en calles estrechas".

Palma limita los hoteles a 20 habitaciones

Desde que sea aprobada por el consistorio, se prohibirá la construcción de nuevos hoteles que superen las 20 habitaciones. La única excepción serán las transformaciones de edificios con un máximo de tres viviendas de más de 300 metros cuadrados cada una, y que sean reconvertidos en establecimientos de cinco estrellas.

En el resto de la ciudad sólo podrán construirse hoteles u hostales en calles de más de 20 metros de ancho y que mantengan el máximo de viviendas existentes.

Palma sólo permitirá que se construyan hoteles cinco estrellas y de menos de 20 habitaciones en su centro histórico

La zona de Nou Levant, donde la administración local tiene la mira puesta para ampliar el parque de inmuebles asequibles, se limitarán las viviendas turísticas al 10% del suelo edificable.

Esta prohibición convierte en permanente la limitación que actualmente es provisoria. En julio del año pasado se aprobó una moratoria en la tramitación y aprobación de licencias para uso turístico, que se restringía a cuatro áreas de Palma.

Freno a pisos turísticos

Cuando esta moratoria se puso en marcha había 38 hoteles abiertos en Palma y otros 63 en tramitación. "Consideramos que el aumento de peticiones de licencias en este sentido se estaba disparando; había que poner freno", explicó el concejal de Urbanismo.

Esta limitación de ayuntamiento de Palma se suma al freno a los pisos turísticos, que no podrán estar habilitados en edificios multifamiliares, y los que sí pueden funcionar, tendrán un límite de alquiler de 60 días al año.

Caldo de cultivo para grupos radicales

Palma es una de las ciudades donde más aumentaron los alquileres, y la oferta de viviendas se ha restringido por la expansión de pisos turísticos, argumentan sus autoridades comunales.

Esta situación es aprovechada por colectivos radicales como la filial balear de los independentistas de Arran, que realizan acciones contra objetivos turísticos, y que reclaman “detener la masificación turística en los países catalanes”.

Estos casos motivaron las alertas de los empresarios de Baleares, que reclamaron mano dura a la ministra Reyes Maroto contra los protagonistas de acciones de turismofobia.