Paradores deja atrás la tormenta

Ángeles Alarcó, presidenta de Paradores, durante la presentación de un libro editado por el grupo. EFE/Zipi

Paradores deja atrás la tormenta

Paradores obtiene beneficios por segundo año consecutivo y anuncia inversiones por 168 millones de euros

Por tercer año consecutivo Paradores logra un beneficio en sus resultados. En el 2017 las cuentas cerraron con una ganancia neta de 17,6 millones de euros, prácticamente la misma cifra que el año pasado (+0,12%).

De esta manera Paradores logra ver la luz al final del túnel, tras seis años seguidos de pérdidas, que ha forzado al Gobierno a lanzar un salvataje de 152 millones de euros.

Vuelven las inversiones

Para llegar a los beneficios la cadena hotelera pública había cortado de raíz las inversiones entre 2012 y 2016, que fue de apenas 53,6 millones.

El año pasado se destinaron 34 millones para diversas obras de rehabilitación, y para el 2021 la presidenta y consejera delegada Ángeles Alarcó anunció que se destinarán 168 millones de euros.

Beneficios pese a paradores cerrados

El resultado bruto de explotación (ebitda) repuntó el 5% y se situó en 46,1 millones de euros, mientras que los ingresos de explotación crecieron el 2,1%, hasta 260,8 millones, el 49% procedente de la actividad de restauración.

Paradores logra el mismo beneficio que el 2016, y es el tercer año consecutivo que logra ganancias

Paradores puntualiza que estos resultados se lograron pese a tener un 2% de las habitaciones cerradas por diversas reformas, y que el Parador de Lleida recién pudo abrir a mitad del año.

Además el parador de Aiguablava permaneció cerrado por obras todo el año, mientras que los de Cardona, Cruz de Tejeda, Toledo y León lo estuvieron temporalmente.

Nueva etapa

Para Alarcó los resultados “demuestran la consolidación de Paradores como una empresa saneada y rentable”. Ahora, dijo, viene una etapa que estará marcada por las inversiones, la internacionalización y la digitalización.

Reclamo de los trabajadores

Los trabajadores de la cadena también esperan que los resultados se traduzcan en una mejora de sus condiciones laborales. Sindicatos como CSIF denunciaron que la cúpula de la empresa “se niega a negociar un nuevo convenio”, y que la hotelera no tiene en cuenta la antigüedad de su personal “desde hace años”.

Según puntualiza la central obrera, hay empleados con más de 20 años de antigüedad cuyos sueldos base no llegan a los 1.000 euros mensuales, o jefes de departamento (que pueden ser los segundos al mando) que tienen un salario que, indican, "supera ligeramente los 14.000 euros anuales distribuidos en 14 pagas".