El procés todavía golpea a Meliá: no se recupera en BCN

El consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer. / Meliá

El procés todavía golpea a Meliá: no se recupera en BCN

La cadena hotelera lamenta que se mantiene "un gran impacto" en sus hoteles de Cataluña, que cerraron el trimestre con caídas de hasta el 24%

La caída del turismo en Cataluña todavía golpea las cuentas de Meliá. El mayor gigante hotelera de España anunció un beneficio neto de 119,7 millones de euros hasta el mes de septiembre. Un crecimiento del 10,1% frente al año pasado que llegó con la sombra de su negocio en la capital catalana, con caídas de hasta el 24% de la rentabilidad respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Las cuentas de la hotelera presidida por Gabriel Escarrer revelan una caída de los ingresos del 1,6% hasta los 1.414,1 millones de euros.

Si bien el ritmo lo marca el Caribe, en la Península Ibérica las cifras se mantienen a nivel general a excepción de los hoteles en Barcelona, "que siguen impactados por la situación política, que está teniendo un gran efecto en el segmento de negocios", lamenta la empresa.

La empresa balear admite que 2018 fue un año de caída de precios, pues la rentabilidad por habitación bajó el 5,8% frente al tercer trimestre de 2017

La empresa balear admite que 2018 fue un año de caída de precios, pues la rentabilidad por habitación bajó el 5,8% frente al tercer trimestre de 2017, especialmente por la recuperación de otros mercados que obligaron a bajar precios en España. Sin embargo, "el negativo momento causado por las incertidumbres políticas" hizo que los alojamientos en Barcelona cayeran entre el 12% y el 24%.

El impacto al turismo seguirá hasta 2019

"En el lado positivo destacamos el comportamiento del Gran Meliá Palacio de los Duques y del Gran Meliá Colón, situados en Madrid y Sevilla respectivamente, durante el verano tras haber mejorado su rentabilidad en un +16,0% y +14,0% respectivamente", celebra.

Meliá espera para los próximos meses una mejora de la rentabilidad en sus hoteles urbanos españoles, a excepción de Barcelona

Y para los próximos meses, la situación no tiene visos de mejorar. "Esperamos una mejora de la rentabilidad de un dígito bajo para nuestros hoteles urbanos de España, a excepción de Barcelona", zanja la compañía.