El pseudo lujo seduce a los fondos de inversión

Los hoteles de Qbic patentaron un sistema de montaje rápido y de bajo coste.

El pseudo lujo seduce a los fondos de inversión

La expansión de los hoteles de categoría pero a precios asequibles se convierten en un imán para los fondos de inversión

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

19/06/2018 - 18:01h

Hay lujos y lujos. Por un lado, están los hoteles con diseño de vanguardia, o que brillan con la opulencia de principios del siglo XX. Pero también hay establecimientos que tienen una alta categoría de servicios e infraestructuras, pero a un coste más accesible. Es el pseudo lujo, o “lujo asequible” como se define en el ambiente especializado, y hacia ellos se dirigen los fondos de inversión.

Los promotores de estos hoteles reducen sus márgenes al ser construidos con ‘técnicas modulares’ en propiedades nuevas o que se rehabilitan para el nuevo diseño.

Ventajas estructurales

Sus habitaciones son más compactas, cuentan con amplias superficies para espacios sociales, muebles de diseño de alta gama y tecnología de vanguardia.

Los hoteles de pseudo lujo atraen a grandes inversores como Starwood o Cerberus

También cuentan con menos personal que los hoteles más exclusivos (en gran parte, gracias al uso de tecnología domótica), y así pueden ofrecer tarifas más bajas que sus competidores más tradicionales. “Su consumidor objetivo tiende a ser consciente de su dinero y busca un cierto nivel de comodidad”, precisa la consultora inmobiliaria Christie and Co.

Surgimiento en Gran Bretaña y Países Bajos

Las cadenas que operan bajo este sistema surgieron hace una década, y no están afiliadas a las grandes hoteleras del sector. La excepción es Moxy, que se creó en 2014 por la fusión entre Ikea Vastint Hospitality (perteneciente al gigante del interiorismo sueco) y Marriott International.

Otros grandes jugadores de este segmento son Yotel (fundada en Gran Bretaña en 2007), Qbic Hotels (de Holanda, creada el mismo año) y Citizen M (también abierta en los Países Bajos en 2008).

Los fondos pusieron la mira en estas cadenas, seducidos por los interesantes márgenes de rendimiento que obtienen. Así, Starwood invirtió 250 millones de dólares por el 30% de Yotel, y Cerberus absorbió el 100% de Qbic Hotels, describe Guillemette Briard.

Claves para el crecimiento

En una entrevista realizada por esta consultora, el director de Real Estate en Cerberus, Daniel Dejanovic, dijo que la clave para el crecimiento de Qbic reside en “un posicionamiento de marca bien pensado y un precio atractivo”, que además se potencia con el concepto de diseño Qbi, “que esconde una solución de conversión inmobiliaria hiper racional de bajo costo”.

Módulos de construcción rápida

Estas unidades, donde el baño y la cama está integradas en un solo bloque, se pueden empaquetar y entregar en cualquier punto de Europa, “con lo que veríamos potencial para una aplicación más amplia en una gama de plataformas de bienes inmobiliarios”, que también podría incluir la apertura del sistema de franquicias, precisó el directivo.

Estos hoteles podrían llegar en breve a España, dice Dejanovic, en donde piensan reforzar la individualidad de cada establecimiento y sumar elementos del vecindario para darle un toque más localista.