La renovación de dos Meliá en Menorca está en peligro

Vista de uno de los hoteles en Son Bou, que Meliá quiere reformar.

La renovación de dos Meliá en Menorca está en peligro

Meliá acusa al Ayuntamiento de Alaior de demorar las licencias para renovar dos hoteles en Menorca, que implica una inversión de 50 millones de euros

Meliá pretende invertir más de 50 millones de euros en renovar los dos hoteles más grandes que tiene en Menorca, situados en Son Bou. Pero las demoras del Ayuntamiento de Alaior ponen en peligro los proyectos, que pueden quedar reducido a unas reformas menores durante la temporada baja.

La hotelera de la familia Escarrer cuenta con dos establecimientos en Son Bou que datan de los años ’80.

Hace más de un año, en julio de 2017, la compañía presentó el proyecto de reforma al Consejo Insular de Menorca, que contemplaba subir de categoría a los hoteles a las cuatro estrellas superior. Uno de ellos se destinará al turismo familiar y otro al generalista, aunque con servicios enfocados en el público adulto.

Meliá proyecta invertir 50 millones de euros en reformar los hoteles más grandes que tiene en Menorca

Reducir el impacto visual

Además se prevé reducir el impacto visual y paisajístico de las torres, “su característica menos valorada”, indica la sociedad.

El objetivo global, además de mejorar las categorías, es eliminar los servicios ‘todo incluido’ y atraer a un turista de mayor poder adquisitivo, lo que permitiría a Meliá diversificar sus mercados y reducir la dependencia de los paquetes turísticos.

“Ni un solo paso del Ayuntamiento”

Desde que presentó el proyecto para obtener la licencia de obras la empresa obtuvo “cuantos informes favorables eran precisos fuera de la esfera municipal”, pero en cuanto al Ayuntamiento, asegura la hotelera, “no se ha dado un solo paso que haya favorecido la tramitación” del permiso necesario.

Meliá desconoce si puede llegar a tiempo a emprender las reformas deseadas en los hoteles de Son Bou, en Menorca

Para Meliá hay dos posibles razones: que el consistorio tenga una estrategia de silencio ante el pedido, o que “la corporación municipal actúa atropelladamente, por razones de la compañía no alcanza a comprender”.

La sociedad de los Escarrer critica al municipio que la suspensión de las obras se basaron en “informes carentes de calidad técnica” y que eran “erróneos en sus planteamientos”.

Hace poco Meliá solicitó el levantamiento de la suspensión, pero la única respuesta fue, indican, “el silencio”.

Reformas bajo mínimo

La hotelera sabe que el tiempo juega en contra, y desconoce si la licencia (en caso de ser otorgada) llegará con el tiempo suficiente para que el grupo pueda planificar la reforma durante la temporada baja.

“De no ser así, tendrá que aparcarse para acometer una reforma ligera de mínima inversión y nulo impacto transformador en el destino”, puntualiza la compañía en su comunicado.