Seis hoteles ideales para presumir en Instagram

La piscina infinita del hotel Marina Bay Sands, en Singapur, se extiende por 150 metros de largo. Foto: Marina Bay Sands.

Seis hoteles ideales para presumir en Instagram

Piscinas infinitas o con peces, restaurantes debajo del agua y lagunas termales junto a la habitación. Uno no sabe si disfrutar o pasar el día sacando fotos

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

19/06/2019 - 19:17h

Hay hoteles y restaurantes de lujo que buscan un valor añadido a la experiencia del cliente. Buscan que su estancia o comida sea inolvidable, y para ello recurren a la naturaleza pero también a la arquitectura. Y al poderoso aliado que es Instagram.

Tener la oportunidad de degustar una cena mientras los peces pasan sobre las cabezas, disfrutar del calor de una laguna termal a pocos pasos de la habitación, nadar en una piscina a 470 metros de altura o bucear en un atolón privado son algunas experiencias únicas que ofrecen pocos sitios en el mundo.

El jardín de Alicia

El Hotel Andaz Amsterdam Prinsengracht de la cadena Hyatt, en el corazón de la ciudad de los canales, tiene un jardín que no se podrá ver en ningún otro sitio. Concebido con una estética decimonónica es un homenaje a Alicia en el País de las Maravillas, todo un viaje a la fantasía literaria de Lewis Carroll.

Este jardín fue diseñado por Marcel Wanders, interiorista del hotel, que conecta los dos edificios del establecimiento.

[Para leer más: Islas Cook, el paraíso existe y está a 17.000 kilómetros]

En cada rincón hay guiños a Alicia y su fantástico mundo detrás del espejo: suelo de baldosas ajedrezadas, relojes gigantescos, gigantescos príncipes que visten zuecos de madera y tantas plantas y arbustos que cuesta caminar.

Hyatt hotels

El interior del hotel merece una extensa visita, con lámparas en forma de campana, sillones de respaldos gigantescos y grandes cucharas en los murales.

Un atolón privado

El hotel St Regis Bora Bora es muy buscado por viajeros en luna de miel, celebridades y quien busque aislarse del mundo.

El paisaje del Pacífico Sur ayuda a la tarea, pero también aporta lo suyo el Lagoonarium, una especie de atolón privado donde hay cientos de peces tropicales que nadan con total confianza. La estrella es un magnífico ejemplar de un pez Napoleón, espléndido en sus tonos azulados.

El St Regis de Bora Bora cuenta con el Lagoonarium, un atolón privado donde es posible hacer snorkel entre cientos de peces tropicales

Antes o después de las inmersiones con snorkel se sugiere ir a las clases de un biólogo marino que da infinidad de detalles sobre los peces que uno se encuentra y fotografía sin cesar.

bobxr lagoonarium 3755 hor wide

Inclusive el científico asesora sobre cómo alimentar a un cardumen de tiburones en el cercano resort Shark Park.

Dormir entre peces

Si a alguien no le parece suficiente la experiencia de Bora Bora puede poner rumbo al complejo Conrad Maldives Rangali Island.

Se trata de una villa dividida en dos niveles. La planta de arriba tiene una bañera con vistas al océano. Pero este es sólo uno de los lujos del todo incluido. Hay un mayordomo y un chef para cada suite, un entrenador de fitness, tratamientos de spa y dos motos de agua.

The Muraka, Maldivas.

Si el nivel superior es impactante por estar rozando el agua, el inferior, a cinco metros por debajo de la superficie, deja sin palabras.

En el Conrad Maldives Rangali Island es posible dormir a cinco metros de profundidad, mientras los peces nadan con indiferencia

Recubierto en un techo abovedado de acrílico ofrece vistas 180 grados de la vida marina y una experiencia de otro mundo. Incluso uno puede lavarse las manos o ducharse mientras los peces nadan con indiferencia.

La mayor piscina infinita

Que un hotel tenga piscina infinita no aporta mucho, pero si es la más grande del mundo, se mira con otros ojos.

[Para leer más: Hoteles en medio de la nada, bienvenido a la verdadera privacidad]

La del hotel Marina Bay Sands en Singapur mide 150 metros de largo y se encuentra a 57 pisos del asfalto.

infinity pool 1 d

La piscina es como una corona que unifica tres torres en su azotea, que permite tener impactantes vistas de Singapur mientras se degusta una copa en algunos de los bares o se sumerge en las aguas para esquivar al intenso calor de esta ciudad-estado del Sudeste Asiático.

La laguna azul

Con poca originalidad esta formación lacustre termal de Islandia fue bautizada como la laguna azul, y es uno de los sitios más fotografiados del país.

Hasta 1967 era una de las tantas lagunas termales y a nadie le interesaba meter un pie en ella. Pero poco a poco los turistas fueron llegando atraídos por la propiedades terapéuticas de sus aguas. Y ahora es un éxito.

laguna azul 15 970x597

Si uno quiere esquivar a las multitudes puede pasar unos días en The Retreat, un hotel de lujo con 62 habitaciones que tiene un acceso privado a la laguna.

Además de los baños en el lugar se realizan tratamientos y masajes usando algas y minerales extraídos de las cercanías.

Nadar en las alturas

No es abierta como la de Singapur, pero la piscina del nuevo Ritz-Carlton de Hong Kong presume de ser la más alta del mundo.

[Para leer más: Habitaciones secretas: la última moda de los hoteles más lujosos]

Y tiene con qué: se encuentra en el piso 118 del edificio International Commerce Centre, del barrio de Kowloon, el 11º más alto del mundo.

RCHKKOW 00076 conversion

A esa altura el sentimiento de paz y aislamiento es total. Allí no llegan los sonidos del frenético tránsito hongkonés, y la sensación de calma se refuerza con 144 pantallas led en su techo de 18 metros de alto y en las paredes, que presentan dibujos interactivos de corales, árboles y mariposas. Es como un moderno templo zen a 470 metros de altura.