Tres estaciones de tren para dormir como un aristócrata

El vestíbulo de la estación de tren de St Louis conserva el aire aristocrático de inicios del siglo XX.

Tres estaciones de tren para dormir como un aristócrata

En los estados de Tennessee y Misuri se encuentran estaciones de tren reconvertidas en exclusivos hoteles que conservan su elegancia centenaria

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

23/05/2018 - 19:33h

Las estaciones de Nashville, Chattanooga (Tennessee) y St. Louis (Misuri) estuvieron a punto de desaparecer tras largos períodos de decadencia. Pero su elegancia volvió a resurgir tras ser reconvertidas en hoteles. Así mantienen vivo el legado de un período en que los ferrocarriles eran sinónimo de distinción y prestigio.

1. Union Station Hotel (Nashville, Tennessee)

Cuando se camina por el vestíbulo de la antigua Union Station, parece increíble que el techo abovedado de 20 metros, realizado en estilo románico richardsoniano, estuviera a punto de desaparecer.

En 1970, las autoridades de Nashville no sabían que hacer con este gigantesco edificio y tenían planes de demolerlo.

La estación de Nashville tuvo dos piscinas donde vivían peligrosos aligátores

Pero en 1977 se salvó de la picota al ser declarado sitio histórico y en 1986 reabrió sus puertas como un elegante hotel de 125 habitaciones. El esplendor se mantiene con los candelabros, los bajorrelieves que recuerdan a Miss Louisville y Miss Nashville (que tienen los rostros de las hijas del arquitecto director) y paneles que ilustran la historia del ferrocarril.

Union Station Hotel (Nashville)
Union Station Hotel (Nashville)

Sus pisos de mármol y las puertas de roble esconden historias como la de las dos piscinas que eran hogar de peligrosos aligátores, o la del primer reloj digital de EEUU, que nunca funcionó del todo bien.

2. St Louis Union Station Hotel (Misuri)

Inaugurado en 1894, la St Louis Union Station era la puerta no sólo al oeste de EEUU, sino a todo el país. Su importancia estratégica como nudo de comunicaciones se reflejó en las épocas en más de 100.000 personas transitaban por el lugar cada día.

Fue una de las estaciones más concurridas del mundo, pero el último tren partió en 1978, y como un gigante dormido, estuvo inactiva hasta 1985. En su reapertura el espacio presentó nuevos comercios, salones para eventos, restaurante y un icónico establecimiento de la cadena Hoteles Históricos de América.

El St Louis Union Station Hotel cuenta con 537 elegantes habitaciones que mantienen el toque de distinción original

Los detalles como el techo en forma de bóveda, el piso de azulejos, los ladrillos de terracota verde y los vitrales mantienen su elegancia intacta.
 

Cada día, a las 17:00 horas, un breve show de rayos láser invita a los huéspedes a un breve viaje en el tiempo.

Con 537 habitaciones, el St Louis Union Station Hotel será el eje en que girarán una serie de reformas en la antigua estación, que contará con nuevos espacios para presentaciones y espectáculos, un paseo peatonal, vagones rehabilitados como restaurantes y un nuevo acuario, con una famosa colección de tiburones.

3. Terminal Station (Chattanooga, Tennessee)

Un estudiante de arquitectura de Nueva York diseñó el emblemático edificio de la Terminal Station de Chattanooga, uno de los puntos de conexión ferroviaria más importantes del ‘Middle West’ de EEUU entre 1909 y 1970.

Su vestíbulo, inspirado en el National Park Bank de Nueva York, cuenta con un domo central de 25 metros de alto, y por allí circulaban los pasajeros de los 50 trenes que llegaban o partían cada día.

Chattanooga Choo Choo Hotel p
Chattanooga Choo Choo Hotel.

El edificio estuvo a punto de ser demolido en 1970, pero dos procesos de rehabilitación –uno en 1989 y otro en 2014- le inyectó nueva vida con restaurantes, sala de conciertos y lujosas habitaciones.

Los huéspedes pueden elegir entre alojarse en el edificio MacArthur o en el coche Pullman, que reflejan el lujo de los ferrocarriles de antaño.