Una noche con Philippe Starck: así son los hoteles del genio francés

El lobby que nadie espera en un hotel lo firma Philippe Starck. SLS Beverly Hills.

Una noche con Philippe Starck: así son los hoteles del genio francés

Diseñados como escenarios cinematográficos o teatrales, los hoteles del diseñador muestran un universo ecléctico y lleno de vida

Sergio Cabrera

Madrid

12/05/2019 - 18:30h

Philippe Starck es uno de los mayores genios del diseño en toda su historia. Su mente creativa no conoce límites, permitiendo llevar a la realidad todo tipo de proyectos, que van desde interiorismo a yates, pasando por edificios futuristas, zapatillas deportivas e incluso ratones ópticos para el ordenador. En un porfolio tan ecléctico como heterogéneo, no es de extrañar que tenga reservado un hueco especial para los hoteles, los cuales mima como si fueran sus hijos.

“Los hoteles que creo son como el escenario de una película de la que yo soy el director. Imagino el ir y venir de la gente, de los que serán los huéspedes, lo que van a experimentar allí, lo que me gustaría que sintieran. En mi cabeza me imagino historias de amor, poéticas, cómicas, surrealistas, artísticas… que luego traslado al proyecto”, explica el genio francés.

Con más de 20 hoteles en cartera, Starck tiene ya una firma inconfundible,la del diseño contemporáneo, que no huye de los juegos de formas, texturas o colores, ni de la mezcla de espacios minimalistas con tros casi barrocos

[Para leer más: Los hoteles más bellos de Patricia Urquiola]

Hoteles como escenarios

Con más de 20 hoteles en cartera, ha dejado en ellos una firma inconfundible: la de su pasión por el diseño contemporáneo, el juego de formas, texturas y colores; el dinamismo de las líneas curvas y la sabia combinación de espacios minimalistas con otros abigarrados, casi barrocos.

Royalton hotel
Royalton Hotel, la primera aventura hotelera de Starck. Foto Royalton Hotel.

La aventura hotelera de Starck comenzó de la mano del hotelero y co propietario de la mítica Studio 54, Ian Schrager.

El neoyorquino le contrató para una serie de hoteles que empezaron con el Royalton de Manhattan, donde el francés eligió un diseño austero y muy funcional. Era 1984 y aún faltaba para que Starck se permitiera desplegar todas las ideas que guardaba en su cabeza. 

El diseño de 9 Confidentiel, su última aportación al panorama de París, oscila entre un estilo neoclásico y la modernidad más extrema

Todo a la modernidad 

Lo podemos ver en 9 Confidentiel, su última aportación al panorama de París. Aquí el francés oscila "entre un estilo neoclásico y la modernidad más extrema", con una inspiración confesa por la poesía más delicada y sofisticada de los años 20.

De ahí que le haya dado un toque vintage al interiorismo, con mucha sofisticación, como si fuera un hotel boutique dentro de un joyero.

Tras su fachada art decó, se crea una atmósfera cálida, en la que el tiempo juega a detenerse en otras épocas. Arte africano y marginal tiene su espacio, además de elementos brutalistas, jugando a la sorpresa y al susto. Con 29 habitaciones (tres de ellas, suites con vistas panorámicas sobre los tejados de París) es la guinda a una escapada por Le Marais.

9 Confidentiel, Paris.
9 Confidentiel, la última intervención de Starck en París. Foto 9 Confidentiel.

[Para leer más: Diez hoteles que subirán el listón del lujo en 2019]

Rehabilitaciones para la historia

La capacidad para renovar inmuebles y dotarles de una vida nueva es algo que Starck ya ha demostrado antes.

Por ejemplo, con la renovación que hizo del hotel Delano en Miami Beach. Este hotel de diseño completamente blanco fue redecorado por el galo en 1995. Para su interiorismo no dudó en contar con grandes velas blancas marineras, que permiten un efecto refrescante, y las 208 habitaciones mantienen ese color, con pocas excepciones de elementos en gris o verde palo.

Su piscina rodeada de palmeras y tumbonas sigue siendo, más de 20 años después, una de las imágenes más icónicas de este rincón de Florida.

Hotel Delano, Miami Beach.
Hotel Delano, Miami Beach.

En la meca del lujo

El lujo lo explotó sobre todo en el SLS Hotel de Beverly Hills en los años 90. Aquí introdujo un concepto de lobby dividido en áreas, una exclusiva para los clientes y otra en la que huéspedes y visitantes se unían en torno a restauración, tiendas y negocios englobados bajo lo que llamó The Bazaar.

La piscina en el tejado con tiendas de campaña de estilo nómada del SLS Hotel de Beverly Hills es una de las indulgencias para los sentidos que preparó Starck

Su piscina en el tejado con tiendas de campaña de estilo nómada no es la única indulgencia para los sentidos que preparó Starck: hay que añadir el Ciel Spa, un balneario en blanco de estilo francés donde gozar en espacios privados, no más de dos personas por cabina.

Por cierto, aquí la restauración corre de la mano de José Andrés, para cuyo restaurante se juega con los claroscuros, como en otras partes del cinco estrellas.


Piscina SLS Beverly Hills
Piscina SLS Hotel Beverly Hills.

Las mil caras del hotel boutique

Su concepto de hotel boutique varía según el destino. Así, el hotel Ha(a)ïtza, además de su cafetería, es un querido proyecto de Starck en la bahía de Arcachon (Pyla-sur-Mer, Francia) que abrió en dos pasos (cafetería en 2015, hotel en 2016).

En el hotel Ha(a)ïtza, Starck quiso rememorar la memoria colectiva de los franceses que disfrutaban de las vacaciones de verano en la costa gala

Quiso rememorar la memoria colectiva de los franceses que disfrutaban de las vacaciones de verano en la costa gala, con tranquilidad, creando historias que el propio cine francés costumbrista llenó de comedias.

A un paso de la duna de Pilat, destaca su piscina, abierta todo el año al tener un techo retráctil de vidrio que se abre o cierra dependiendo del clima. En el interiorismo llama la atención la mezcla de detalles africanos con elementos tradicionales en loza y el uso del mármol.

hotel haaitza
Hotel Ha(a)ïtza.

El hotel en el que caben todos

"Quien quiera que seas, en algún momento de tu vida, tus sueños tendrán su propio lugar en el Matarazzo".

Así presentó Starck su aventura hotelera en Sao Paulo. El Cidade Matarazzo es un proyecto gestionado junto al empresario Alexandre Allard en el que se dota de una nueva vida a lo que fue la Maternidad Filomena Matarazzo.

El francés toma como referencia un hipotético puente entre la creatividad brasileña y la artesanía excepcional de Europa, sublimando la elegancia poética. Así, el interior será puro arte, donde cada elemento que cubre una mesa, un rincón, un espacio en la pareddestilará imaginación y belleza… cuando abra sus puertas este 2019, o es la fecha prevista.

Cidade Matarazzo
Cidade Matarazzo.

Se convertirá en el primer resort de Rosewood en Sudamérica, donde jardines y plantas tendrán, además, una importancia determinante, ya sea en el exterior, en la fachada o en el restaurante.

Starck ha diseñado en él hasta una pequeña capilla de bodas. El establecimiento, además, juega con un segundo edificio, diseñado por Jean Nouvel, que es una gran torre de vegetación y madera. Toda una apuesta.