Husa Hoteles busca capital con la entrada de un socio

Husa Hoteles busca capital con la entrada de un socio

La compañía estudia diversas ofertas aunque tiene un acuerdo bastante avanzado con empresarios baleares

Gabriel Trindade

Barcelona

28/01/2014 - 20:37h

El presidente de Husa Hoteles, Joan Gaspart
Husa Hoteles quiere un socio. Las tensiones de tesorería de la cadena han llevado a la dirección, encabezada por el presidente Joan Gaspart, a plantear esa posibilidad. Mientras definen otras estrategias, la histórica cadena con más de 80 años a sus espaldas ya ha empezado contactos con posibles partners. Por ahora, las negociaciones que más han avanzado han sido con unos empresarios del sector turístico de Baleares, informan fuentes del sector.

Las negociaciones siguen su curso aunque en las últimas semanas se ha levantado el pie del acelerador. El posible comprador escudriña las cuentas de la hotelera, que en los últimos años atraviesa una situación económica negativa. No obstante, no es la única oferta. Husa Hoteles mantiene encuentros con otros interlocutores. Están interesados primordialmente en hallar un socio industrial.  
 
Husa ha tenido que enfrentarse varias veces al fantasma del concurso de acreedores en los últimos meses


La operación, de concretarse, podría ser parecida a la que ha realizado Arturo Fernández con Grupo Cantoblanco. El vicepresidente de la CEOE –mismo cargo que tiene Gaspart en la patronal-- ha llegado a un acuerdo con un fondo al que ha vendido el 51% de su empresa a cambio de una inyección de liquidez y de mantenerse en el día a día de la empresa.

Las citadas fuentes aseguran que Husa Hoteles podría vender menos que ese porcentaje. “La familia Gaspart no quiere dejar el sector. Por eso prefieren mantener el control sobre la compañía con una venta menor y hacerlo con un socio industrial”, manifiestan.

Husa hace años que atraviesa turbulencias. En los últimos meses, la compañía ha tenido que enfrentarse varias veces al fantasma del concurso de acreedores. Por lo general, pequeños proveedores han instado el proceso en los juzgados de Barcelona pero la dirección se las ha apañado para zanjar el tema con acuerdos extrajudiciales. Además, también se ha visto obligada a desactivar varias huelgas de empleados, quejoso de sufrir retrasos en las nóminas.