Ibiza ficha a un 'detective' informático para combatir el alojamiento turístico ilegal 

Ibiza ficha a un 'detective' informático para combatir el alojamiento turístico ilegal 

Un nuevo 'software' ayudará a seis inspectores y un letrado a luchar contra el alquiler vacacional no registrado 

S.V.

Madrid

17/05/2016 - 19:08h

Un anuncio de 'se alquila' en un balcón de Dalt Vila

El presidente del Consell, Vicent Torres, explica que "esta herramienta está analizando las cuatro principales webs españolas de alquileres turísticos, con lo que podría aflorar otro millar de viviendas sin regular por cada página de Internet. En la actualidad sólo hay 1.500 alojamientos legalizados y con número de registro en el Consell, es decir, unas 5.000 camas".

Publicidad descarada

Torres añade que "hay otras 5.000 camas que están a la espera de su legalización desde hace años, de manera que cuando acabe el proceso habrá 10.000 legalizadas, la mitad de las que se ofertan en una sola web. Esto da idea de la magnitud de un problema que está produciendo graves consecuencias al conjunto de la sociedad: ha vaciado casi totalmente la cartera de viviendas de alquiler residencial".

El presidente también señala el descaro con el que se están alquilando viviendas como si fueran alojamientos turísticos, incluso despiezando los inmuebles por habitaciones, algo prohíbido terminantemente en la ley de Turismo. De hecho, hay webs que, además de alquilar inmuebles enteros, los ofrecen por habitaciones e incluso por habitaciones compartidas.

Información detallada para los inspectores

En este primer barrido efectuado a una sola página ya se han detectado 150 casos en los que se alquilan más de una docena de plazas por estancia, cifra muy por encima de lo que se permite para legalizar. La capacidad máxima para poder alquilar una casa es, en todos los casos, de 6 dormitorios y 12 plazas. La ley prohíbe el alquiler turístico en edificios plurifamiliares, como los bloques de pisos, o adosados sometidos al régimen de propiedad horizontal.

La ventaja que ofrece esta herramienta informática es que "se podrá actuar sin tener que ir puerta por puerta, algo que hasta ahora alargaba mucho el procedimiento de detección de ilegalidades. Los inspectores podrán abrir los expedientes desde su mesa de despacho sin tener que acudir físicamente al inmueble sospechoso", añade Torres.

Multas de hasta 40.000 euros

"La aplicación analiza hasta el color de las sábanas. Además, discrimina entre las ofertas que aportan su número de registro y las que carecen de él, que serán objeto de sanción. Eso sí, el departamento de Turismo del Consell ya ha detectado los primeros casos de picaresca, como el uso del número de registro de una vivienda turística vacacional (único e intransferible) para alquilar varias propiedades", prosigue el director insular de Turismo.

Las actuaciones del Consell contemplan, además, una campaña informativa en los principales medios dirigida a los propietarios de viviendas vacacionales, agencias inmobiliarias y empresas de comercialización de productos turísticos, para recordarles que, en caso de burlar la ley, se enfrentan a sanciones de 4.000 a 40.000 euros.

El objetivo es disuadirlos de alquilar sus inmuebles a los turistas. Las viviendas que no estén identificadas con su número de registro turístico en las webs donde se comercializan serán objeto de acta sancionadora, de acuerdo con la Ley 8/2012, de 19 de julio del Turismo de Baleares.