InterContinental desoye las amenazas de boicot y abre en Tíbet

InterContinental desoye las amenazas de boicot y abre en Tíbet

El lujoso Resort Lhasa Paradise enciende a las oenegé pro derechos humanos

I.J.

Barcelona

07/09/2014 - 20:53h

Recreación virtual del Lhasa Paradise.
InterContinental Hotels se ha establecido en Tíbet pese a las amenazas de los grupos pro derechos humanos. El Resort Lhasa Paradise, un cinco estrellas, se inauguró la pasada semana. Tiene 472 habitaciones, que se convertirán en 1.100 cuando el complejo funcione a pleno rendimiento a finales de septiembre.


Dispuesto en una serie de pirámides y edificios colindantes, el Lhasa Paradise es el mayor hotel de la capital de la región autónoma china. El establecimiento tendrá tres restaurantes, cinco bares-lounge, gimnasio, centro de fitness y piscina.


"El Tíbet es un destino turístico inigualable. Turistas procedentes tanto de otras partes de China como de fuera del país están invitados a conocer un alojamiento que se nutre de servicios y producto local", insistió Wang Gang, director del hotel, a la agencia Xinhua.


Críticas


Con todo, la inauguración de la primera fase del proyecto le ha granjeado numerosas críticas. La oenegé más correosa es Free Tibet, que ha calificado el resort de "parque temático de ricos en el corazón de una nación oprimida". La organización, exiliada en Londres (Reino Unido), cree que el hotel es "un regalo a la maquinaria propagandística china".


Por su parte, Tibet Network, ha iniciado una recogida de firmas on line dirigida a Richard Solomons, presidente ejecutivo de InterContinental. Hasta ayer, la iniciativa había recabado casi 10.000 apoyos.


Pese a las críticas, el resort de lujo es una pieza más de la profunda renovación de la ciudad de Lhasa. Entre otros, los grupos St Regis, Sheraton y Shangri-La ya han abierto alojamientos en la zona, considerada un imán para las nuevas clases acaudaladas chinas.


Según la agencia estatal de noticias china, el Tíbet recibió más de 12 millones de visitantes en 2013, que podrían ascender a 15 millones el próximo año.


La cadena británica InterContinental tiene más de 4.000 hoteles repartidos a lo largo de 100 países. Entre otras marcas, la multinacional es propietaria de Crowne Plaza y Holiday Inn.