La conversión hotelera de los faros españoles despierta el apetito a fondos extranjeros

La conversión hotelera de los faros españoles despierta el apetito a fondos extranjeros

Puertos del Estado confirma que existen varios grupos interesados en algunas zonas como Baleares o Galicia

Redacción

Barcelona

09/03/2014 - 20:22h

La ministra de Fomento, Ana Pastor. ARCHIVO
El plan del Ministerio de Fomento de convertir los faros españoles en hoteles cobra forma. Puertos del Estado ha confirmado que existen varios grupos interesados en algunas zonas en concreto como Baleares o Galicia. Sus previsiones es que en este 2014 se lleguen a cerrar los primeros acuerdos.
      
 
Autoridades Portuarias y Puertos del Estado realizan estudios para analizar vías de negocio
 
Algunos de estos inversores son compañías que ya explotan este tipo de modelo de negocio. En el norte de Europa, es habitual encontrar hoteles-faro. No obstante, en España ésta será la primera vez que se desarrolla una iniciativa como tal. Para impulsar este proyecto, se ha creado un grupo técnico de trabajo, formado por representantes de Autoridades Portuarias y Puertos del Estado. Analizan las mejores vías de explotación.

Fuentes del sector señalan que se trataría de un modelo parecido al de una casa rural. No obstante, indican que en algunos casos podría tomar un caliz de exclusividad si la ubicación de la estructura vale la pena. 

Según la Autoridad Portuaria de Baleares, que es la que gestiona los puertos en las islas, ya hay 17 peticiones para uso de faros en las islas. Aunque de momento no hay nada cerrado el alto interés mostrado por parte de los inversores internacionales hace pensar que antes de que concluya 2014 pueda haber proyectos en marcha.

España cuenta con 387 faros, de los que entre 50 o 60 están habitados, aunque los técnicos no se dedican exclusivamente al mantenimiento de sus instalaciones, sino que prestan ayuda a la Autoridad Portuaria pertinente.

Fomento ha logrado que en algunos de ellos ya se usen para fines alternativos (visitas, fines culturales, hostelería...) como es el caso del de Formentor (Islas Baleares), que alberga un restaurante, o el de Finisterre (Galicia), que da cabida en sus instalaciones a una sala de exposiciones.