La esencia de Fendi en un nuevo hotel romano

La esencia de Fendi en un nuevo hotel romano

Con sólo siete suites para amantes del arte y el diseño

Sonsoles Vázquez

Madrid

16/01/2016 - 20:20h

La habitación de Fendi.

A diferencia de muchas marcas de lujo italianas, establecidas en la industrial ciudad de Milán, Fendi siempre se ha mantenido fiel a Roma. Y en muchos aspectos. Después de haberse gastado 2 millones de euros el último año en restaurar la Fuente de Trevi, ahora ha renovado el Palazzo Fendi, del siglo XVII, recurriendo al célebre arquitecto Marco Costanzi.

Estética rompedora

Estratégicamente situado frente a Via Condotti, la calle repleta de tiendas de lujo, y junto a la bulliciosa Piazza di Spagna, el hotel ocupa el edificio que originariamente perteneció a la familia Boncompagni-Ludovisi, una de las más antiguas y aristocráticas de Roma, que cuenta con el Papa Gregorio XIII entre sus antepasados. Aquí se han instalado además una tienda y un increíble apartamento, y en febrero lo hará el famoso restaurante japonés Zuma. Es la auténtica encarnación del sentido de la estética que caracteriza a Fendi.

Un vestíbulo íntimo y acogedor recibe a los huéspedes con sus paneles de mármol rojo travertino y un mostrador colgante de ámbar que parece una escultura. Más allá se descubren varios salones y bibliotecas, repletos de antigüedades y obras  contemporáneas de la colección privada de Fendi: óleos de Agostino Bonalumi, esculturas de No Vital y piezas extravagantes de los hermanos Campana.

Habitación

Más símbolo de marca que hotel

Una escalera de mármol, con su ascensor de cristal y bronce circular, conduce a las siete suites, cada una con un diseño algo diferente, y algunos elementos comunes: muebles de Fendi Casa, lámparas de araña diseñadas por Lindsey Adelman y esculturas de Estudio Formafantasma.

Mientras que el arquitecto Marco Costanzi quería crear aquí una especie de "plantilla" que se pudiera replicar en futuros hoteles Fendi, Pietro Beccari, presidente y director ejecutivo de la marca, asegura que "Fendi no va a ir más allá en el mercado de la hospitalidad. En realidad, este proyecto es más un símbolo de marca que un hotel. Es el lugar que mejor refleja la interpretación de nuestro estilo de vida en términos de diseño. Y no hay otro sitio donde se puede entender mejor nuestra personal visión del lujo".