La fundación Montemadrid intenta salvar la venta de la sede de Caja Madrid

La fundación Montemadrid intenta salvar la venta de la sede de Caja Madrid

La organización incluye el local comercial anexo en el concurso ante la falta de ofertas que cumplan las expectativas

Carles Huguet

Barcelona

19/05/2016 - 01:10h

Una de las fachadas de la histórica sede de Caja Madrid.

Un murmullo recorría los corrillos de inversores y hoteleros madrileños durante las últimas semanas. La venta de la histórica sede de Caja Madrid en la Plaza Celenque se demoraba demasiado. Prevista para principios de 2016, la consultora Irea -que tiene el mandato de venta- todavía no ha anunciado el comprador. El motivo, ninguna de las ofertas presentadas alcanzaba las pretensiones económicas de la Fundación Montemadrid.

A escasos metros de la Puerta del Sol, está previsto que un hotel de lujo sea el futuro huésped del inmueble. La antigua Fundación Caja Madrid sabe que en la ciudad no hay abundancia de edificios con capacidad para albergar a grandes cadenas internacionales y se ha arrancado con un precio que nadie ha podido satisfacer.

El plan alternativo

Sin embargo, la sociedad todavía aspirar a embolsarse un buen pellizco por la transacción. El concurso original no incluía el local comercial anexo, un hecho que frenó, o rebajó, algunas ofertas. Según ha podido saber 02B, desde el gestor de la venta ya se ha empezado a contactar con varios inversores para notificarles de las nuevas condiciones: La tienda está inccorporada.
 

La disponibilidad de escaparates es especialmente atractiva al estar ubicados junto a la Calle Preciados, la arteria comercial más cara de España y la decimotercera de Europa, explica la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos (ACOTEX). Así pues, la modificación ha regenerado el interés de algunos compradores.

Previsto para 2018

Irea informó que la apertura del nuevo cinco estrellas sería en 2018, el mismo año que verán la luz el hotel W y el Four Seasons en Canalejas y un Mandarin en el Hotel Ritz. La tasación realizada en el momento del anuncio -el pasado noviembre- calculaba que la operación podía superar los 100 millones de euros.

La cifra es 90 millones inferior a la que pagó el grupo turco Dogus Holding por el Hotel Villa Magna en marzo. Más cerca quedaría de los 130 millones que costó el Ritz a Olayan y Mandarin hace ahora un año.

La locura hotelera en Madrid

Con Barcelona paralizada por la moratoria hotelera y el Pla Especial Urbanístic d'Allotjaments turístics (PEUAT), Madrid se ha convertido en el gran flujo de actividad de España. Según los datos de la propia Irea, la capital movió 582 millones de euros en términos de inversión en el sector mientras la ciudad mediterránea se quedó en 383. 

Además, la urbe que gobierna Manuela Carmena aboga por un cambio de paradigma: Las cadenas internacionales ya miran a la Meseta, un territorio tradicionalmente dominado por las grandes compañías españolas. El director general de negocio de Savills, Arturo Díaz, ya apuntó el año pasado que las nuevas aperturas habían "internacionalizado" el sector.