Las cápsulas de lujo para vivir el exotismo de la selva en Costa Rica

El glamping definitivo: un nido suspendido sobre la selva de Costa Rica. Foto: Formafatal.

Las cápsulas de lujo para vivir el exotismo de la selva en Costa Rica

Estos exclusivos nidos se elevan entre los árboles de la jungla, con diseño y comodidades de primer nivel pero en contacto directo con la naturaleza

Mar Nuevo

Madrid

07/06/2020 - 13:00h

Eliminar las barreras entre interior y exterior era la premisa. ¿Quién los necesita cuando estás en la exuberante selva de Costa Rica? Como si de una fantasía se tratase, estos nidos de lujo emergen de la jungla frente a la costa del Pacífico para proporcionar un retiro insólito: lujo y confort en pleno contacto con la naturaleza.

Coco es un nuevo complejo de cinco cabañas de diseño integradas en el complejo Art Villas, que cuenta también con otras exquisitas villas -Art Villa y El Atelier- donde una audaz arquitectura dominada por muros de hormigón desnudos y paredes de cristal retráctiles, cemento, maderas como la teca y el roble y exquisitos muebles contemporáneos contrasta con la espesura del bosque tropical en el país de la ‘pura vida’.

[Para leer más: Una casa-nido para ver como nunca los fiordos noruegos]

Nidos de lujo

Diseñados por el estudio de arquitectura Archwerk y con interiores de Formafatal, el estudio checo dirigido por dirigido por Dagmar Štěpánová, responsable también de acabado exterior del proyecto, Coco son cinco estructuras individuales en forma de cono interconectadas con pasarelas y terrazas abiertas, además de un tobogán que conduce a una piscina infinita.

Dormitorio en Coco.
 

Todas elevadas sobre la selva, cuatro de estas originales cabañas -que representan las semillas y, también, su promesa de vida futura- son pequeños apartamentos con dormitorio, sala de estar, cocina y terraza.

De apariencia ligera, para crear la idea de continuidad con el exterior, los interiores reducen al mínimo las paredes que separan los diferentes espacios. En el centro, la cama está cubierta con una mosquitera que replica la forma exterior del cono y forma el núcleo de la cabaña.

Se completa con exquisitos detalles de diseño como los cabeceros, realizados con lámina de malla de alambre entrelazada con cables y cueras, los suelos de madera o los muebles de diseño.

Una de las cabañas es un espacio común.
 

Las terrazas y la red de pasarelas entre los ‘cocos’, todas ellas flotando sobre el suelo al igual que las cabañas, están diseñada de modo que todas se comunican con una estructura más grande que sirve de área común con cocina y comedor.

Desde este oasis privado, a unos 300 m del mar, es posible evadirse del mundo mientras se observa el océano -y, regularmente, ballenas- y la selva tropical.

Art Villa

La primera construcción del complejo es también una declaración de intenciones: la simplicidad constructiva y las líneas puras que se buscaban, algo así como la ‘pura arquitectura’ en el país de la ‘pura vida’. Esta ‘pura vida’, respuesta habitual al saludo “¿Cómo estás?, al “gracias” y frecuente en muchas otras situaciones habituales, es también a una filosofía vital, a un modo de vivir relajado y feliz, una representación de la calidad de vida y las maravillas que encierra Costa Rica.

ArtVilla. Foto Boys Play Nice

ArtVilla. Foto: Boys Play Nice.

Inspirada en el trabajo del arquitecto brasileño Paulo Méndez da Rocha y sus monolíticas estructuras de hormigón, Art Villa ofrece cinco habitaciones independientes donde el hormigón, la madera, el cristal, el cemento, el acero y el lino son constantes, contrastando con el verdor del exterior.

El concepto arquitectónico en este caso corresponde a Refuel Works, mientras Formafatal se encargó del diseño de interiores tanto de las habitaciones como del vestíbulo, terraza, sótano con sala de juegos, gimnasio y salón de baile, entre otros.

De nuevo interior y exterior se entremezclan y se genera un ambiente sorprendente, pero también lujoso, con suelos de cemento pulido y azulejos hechos a mano en Nicaragua, muebles hechos a medida por artesanos locales y otros realizados en la República Checa, con colores y texturas brillantes y suaves que contrastan con el hormigón y la naturaleza exterior.

ArtVilla interiores. Foto Boys Play Nice

Art Villa interiores. Foto: Boys Play Nice.

También se usaron piezas icónicas del diseño internacional, como las sillas Paulistano de Paulo Méndez da Rocha, las sillas Butterfly o las Acapulco, la silla FDC1 de Objekto firmada por Flavio de Carvalho o las sillas Duna del dúo brasileño Mula Preta, pero también lámparas Bell y Hubble del fabricante italiano Baxter o las luces suspendidas Shibari de la firma checa Bomma.

[Para leer más: El increíble hotel que se funde en la jungla mexicana]

Villa Atelier

La tercera construcción es el Atelier, una villa con tres dormitorios que se oculta bajo un marco de acero perforado y recubierto de un techo vegetal que permite que, efectivamente, la casa se funda con el entorno.

Atelier, en Art Villas. Foto Boys Play Nice

Atelier, en Art Villas. Foto: Boys Play Nice.

De color más oscuro y apariencia terrosa, algunas de sus fachadas casi desaparecen a la vista, gracias a un revestimiento de madera carbonizada.  

En el exterior, una piscina infinita avanza aún más hacia el paisaje, que acaba fundiéndose con el océano.

Todos los espacios interiores son diseño de Formafatal. Foto: Boys Play Nice.

Todos los espacios interiores son diseño de Formafatal. Foto: Boys Play Nice.