Las casas rurales convencen a la Xunta para que apoye las espigas

Las casas rurales convencen a la Xunta para que apoye las espigas

Turespaña propone que los establecimientos se categoricen por estrellas, igual que los hoteles

Redacción

16/02/2013 - 19:18h

Las casas de turismo rural españolas tienen claro que necesitan una categorización distinta a la de los hoteles. Abogan porque los establecimientos se clasifiquen por espigas contra la opinión de Turespaña, que pretende aplicar la misma norma que en los hoteles y distinguir los distintos alojamientos por el número de estrellas.

En una reunión mantenida este sábado entre representantes del sector y la secretaria xeral para o turismo en Galicia, Nava Castro, las casas rurales han conseguido el respaldo de la Xunta. El Gobierno gallego defenderá la propuesta del sector, la categorización por espigas, en la mesa de directores generales de turismo de España, que se celebrará el día 22 de febrero en Pamplona.

Oposición frontal del sector

La propuesta que defenderá la Xunta en la reunión será la de establecer cinco categorías entre los alojamientos, al igual que en el caso de los hoteles. Sin embargo, prefiere el distintivo ‘espiga’ frente a las estrellas, ya que “es el distintivo más extendido a nivel europeo y se utiliza en países como Francia”.

Son los argumentos que mantiene también el sector, que recuerda, además, que en comunidades autónomas como Castilla-La Mancha o Catalunya ya se está implantando. “Esperemos que impere la lógica común y que se dejen de tonterías”, critica el presidente de la Federación Galega de Turismo Rural, Cesáreo González. “Queremos armonizar la categorización al igual que el Gobierno, pero nos negamos rotundamente a tener la misma distinción que los hoteles. Queremos una normativa distinta porque un hotel de cinco estrellas no es lo mismo que un pazo de turismo rural”, concluye.

Disparidad de criterios


A pesar del debate, también hay puntos de acuerdo entre el sector y Turespaña. En realidad son la mayoría. Coinciden en que es necesario armonizar la normativa de las distintas comunidades autónomas y que la unificación de criterios ayudará a la comercialización del turismo rural en el exterior. Optar por las espigas facilitaría, además, llegar a acuerdos de colaboración con Francia, que también utiliza ese distintivo.

Si en Catalunya o Castilla-La Mancha ya se emplea el símbolo de la espiga que también quiere implantar Galicia, en otros autonomías la catalogación es distinta. Por ejemplo, en Madrid las casas rurales distinguen su calidad con hojas de roble, en Andalucía con aceitunas y en Asturias con trisqueles.