Las casas rurales se rebelan contra las 'estrellas verdes'

Las casas rurales se rebelan contra las 'estrellas verdes'

Asetur mantendrá la catalogación por 'espigas', contraria al pacto para homogeneizar el turismo rural

Rubén Rodríguez

14/04/2013 - 14:55h

Los responsables de Turismo de las comunidades autónomas decidieron el pasado lunes homogeneizar la nomenclatura de los alojamientos rurales con las estrellas verdes, un nuevo símbolo para la comercialización, promoción e internacionalización del turismo rural. La decisión, consensuada en la Conferencia Sectorial de Turismo, ha levantado polémica entre las asociaciones del sector que abogaban por una catalogación por espigas, claramente diferenciada de la nomenclatura hotelera.

Es el caso de la Asociación Española de Turismo Rural (Asetur), que integra a agrupaciones de propietarios de todas las comunidades autónomas. En Asetur aseguran que mantendrán la clasificación por espigas, un proyecto en el que llevan trabajando “más de cinco años” y que no están dispuestos a frenar. “Se hizo una encuesta a nivel estatal en la que el 54% de las casas rurales prefería las espigas como forma de catalogación, frente a un 14% que escogió las estrellas verdes. La decisión se ha tomado de manera unilateral, por lo que seguiremos desarrollando nuestro proyecto con las espigas como símbolo específico del sector”, confirman en la asociación, haciendo referencia al estudio elaborado por el Observatorio del Turismo Rural.

De esta manera, el escenario más probable es que los establecimientos, según informan en Asetur, acaben teniendo una doble nomenclatura, espigas y estrellas verdes, echando por tierra el pacto por la homogeneización en el turismo rural.

Confusión

El debate se mueve, precisamente, en la necesidad de diferenciar a los establecimientos de turismo rural, algo en lo que están de acuerdo tanto los establecimientos como la administración. Sin embargo, en Asetur consideran que las estrellas verdes vinculan demasiado a las casas de turismo rural con la catalogación de los hoteles. Del mismo modo, mantener los dos símbolos también puede generar confusión para los clientes. “Las estrellas verdes sí que generan confusión”, responden en la asociación.

“Nuestra propuesta es caminar hacia una clasificación internacional. A lo largo de cinco años hemos mantenido conversaciones entre nosotros y también en Francia --donde la catalogación también se realiza por espigas-- y propusimos un proyecto con vocación europea. Las espigas no son un capricho”, sentencia en Asetur.

La asociación se suma así a la disidencia planteada por Catalunya. La Generalitat anunció que seguirá catalogando a los establecimientos de turismo rural por espigas, desmarcándose del acuerdo tomado en la Conferencia Sectorial de Turismo. Catalunya se abstuvo en la votación, mientras el resto de autonomías votaron a favor de las estrellas verdes.

El caso de Galicia

En Galicia tampoco gusta la catalogación por estrellas. Las casas de turismo rural están molestas con la Xunta. En las reuniones previas a la Conferencia Sectorial de Turismo, la Secretaría Xeral para o Turismo del Gobierno gallego manifestó su apoyo a las espigas, respaldando así las peticiones formuladas por las principales asociaciones gallegas del sector.

Sin embargo, acabó votando a favor de las estrellas verdes, provocando el enfado de los propietarios.