Las mujeres de Arabia Saudita ya pueden alojarse solas en los hoteles

Las mujeres de Arabia Saudita ya pueden alojarse solas en los hoteles

Nueva medida hacia la igualdad de género en un país ultraconservador

Sonsoles Vázquez

Madrid

22/02/2016 - 12:57h

Las mujeres sauditas ya no necesitarán un varón a la hora de alojarse en un hotel.

Las mujeres en Arabia Saudita ya pueden reservar una habitación de hotel y hospedarse en ella sin el permiso o la compañía de un hombre, lo que les abre las puertas a una mayor libertad de movimiento por motivos de ocio o de trabajo en este país ultraconservador.

La Autoridad de Turismo Nacional ha aprobado una norma que permite a las mujeres pernoctar solas en un hotel de Arabia Saudita, a pesar de las presiones de los sectores más conservadores del país, para los que las féminas necesitan un mehrem (tutor legal) para realizar prácticamente cualquier actividad fuera del hogar. Este mehrem suele un familiar varón, bien el padre, hermano, marido o hasta un hijo mayor de edad.

Más posibilidades

Con esta decisión, las mujeres no sólo podrán alojarse solas en un hotel, sino que tendrán más posibilidades a la hora de viajar y desempeñar otras actividades en el interior de su propio país, en el que están sujetas a férreas limitaciones.

En concreto, para la mayoría de las mujeres empresarias, esta medida supone una auténtica liberación, ya que podrán trabajar de una forma mucho más fácil y libre después de años de problemas y desigualdades. Hasta ahora, aunque la mujer saudita podía viajar y alojarse en un hotel en cualquier parte del mundo, en las recepciones de los hoteles locales recibía una negativa cuando intentaba saltarse la vieja norma y reservar una estancia.

Reacción de los imanes

En los hoteles sauditas confirman que, desde la aprobación de esta nueva norma, han recibido numerosas llamadas y solicitudes para confirmar reservas. Asimismo, indican que no les han llegado órdenes de las autoridades para crear espacios reservados a las mujeres o para designar a empleadas para tratar con las clientas, aunque lo están haciendo por respeto a las muy conservadoras normas sociales.

Mientras tanto, algunos imanes han criticado abiertamente la medida y hasta han exigido que la ley exija a las mujeres justificar por qué están obligadas a alojarse en un hotel.