Las próximas seis mega-tendencias para los hoteles

Las próximas seis mega-tendencias para los hoteles

Sabre desvela en un estudio cuáles serán los deseos de los viajeros del mañana

Sonsoles Vázquez

Madrid

11/05/2016 - 18:15h

Analizar las tendencias de consumo emergentes permiten conocer los deseos de los viajeros del mañana

 "Vivimos en un mundo acelerado en el que las tendencias emergentes pueden pasar rápidamente de ser un nicho de 'pioneros' a firmes expectativas por gran parte de los consumidores", indica Sarah Kennedy Ellis, vicepresidenta de marketing y desarrollo estratégico de Sabre Hospitality Solutions. "Sólo las marcas hoteleras que logren conocer, entender y responder a esas tendencias emergentes podrán fortalecer la relación con sus clientes y ofrecerles experiencias que superen hasta sus expectativas".

Enfocados al cliente

1. Youniverse (todo se centra en el cliente). En el mercado actual reinan los gustos y preferencias individuales. La personalización significa que los clientes les dicen a las marcas lo que quieren y las marcas deben actuar en consecuencia.

Una multitud de nuevas tecnologías, como reconocimiento facial, sensores biométricos o lectores de ondas cerebrales, permitirán a las marcas personalizar las experiencias de los clientes en base a sus motivaciones más auténticas, profundas o incluso subconscientes.

Mayoritariamente, los consumidores están dispuestos a compartir sus datos a cambio de herramientas que les ayuden a tomar buenas decisiones. A este respecto, los hoteles tienen una excelente oportunidad para usar datos y tecnología de cara a satisfacer necesidades insatisfechas.

2. Helpfull (soluciones prácticas para los clientes). Las marcas que hagan la vida más fácil y cómoda a sus clientes serán las que se los ganen. Además, a medida que éstos se harten de verse bombardeados por mensajes generalistas, publicidad u ofertas a cada clic, preferirán marcas que usen nuevos canales y contextos para ofrecerles sólo la oferta adecuada y en el momento oportuno.

3. Human brands (marcas humanas). Los consumidores quieren marcas con significado y personalidad, abiertas, honestas, que representen algo, que ofrezcan ventajas de fidelidad cuando se apoyan valores compartidos.

Tecnología y precio

4. Ubitech (tecnología omnipresente y universal). Los consumidores siguen construyendo sus vidas en torno a un nivel tecnológico sin precedentes, con información instantánea, sin fisuras de conveniencia y con elección ilimitada. En los próximos años confiarán en las marcas que recurran a las nuevas herramientas, como la Inteligencia artificial, para introducir productos y servicios verdaderamente útiles.

5. Pricing Pandemonium (preocupación por el precio). La gente siempre se ha preocupado por el precio, pero con las nuevas tecnologías y servicios, las percepciones sobre éste se han vuelto más complejas y las actitudes de los consumidores, más maleables que nunca.

¿Qué van a tener que hacer entonces las marcas? Pues reformular 'juguetonamente' su oferta de productos con un enfoque nuevo para 'electrizar' a los consumidores, como sucede en esas compras por impulso que se producen ante un puesto de caramelos o patatas fritas.

6. Post-demographic Consumerism (los prejuicios demográficos han muerto). Los actuales consumidores, libres para construir sus estilos de vida de acuerdo a sus propios ideales, elegirán productos y servicios sin tener en cuenta las convenciones demográficas tradicionales.

Internet ha creado un 'cerebro global' con acceso a la misma información, cultura e ideas. Desde Boston a Pekín, las mega-marcas globales –como Apple, Ikea, Airbnb, Uniqlo…- demuestran que hay una convergencia a nivel mundial en gustos y aspiraciones.