Los arrendadores turísticos, conmocionados por la nueva regulación de Colau

Los arrendadores turísticos, conmocionados por la nueva regulación de Colau

La medida pretende establecer como viviendas sociales a los alojamientos sancionados

Carles Huguet

Barcelona

05/08/2015 - 22:22h

El distrito de Ciutat Vella es uno de los más afectados por los pisos turísticos ilegales.

El equipo de Ada Colau sigue levantando ampollas en el sector turístico. Tras ganarse la enemistad de los hoteleros con la moratoria de licencias, el último proyecto para sancionar a los pisos turísticos no ha sentado muy bien entre los arrendadores. El consistorio pretende condonar el 80% de las multas a aquellos que cedan su alojamiento para vivienda social durante tres años.

"Nos parece una barbaridad", explican desde Apartur, la asociación de apartamentos turísticos de Barcelona. "No se puede culpar al turismo de la falta de vivienda que existe en Barcelona", prosigue. Además, lamenta que aquél que se ha gastado "un dineral" en reformar el hogar a la espera de poder regularizarlo, ahora le será imposible y deberá prestarlo a alquiler social.

La casa por el tejado

El organismo critica que se hable de las sanciones antes de haber regulado el mercado, como prometió el equipo de Barcelona en Comú. En la misma línea se expresa Oriol Casabella, portavoz de la Asociación de Vecinos de la Barceloneta. Si bien reconoce el acierto de las medidas propuestas, lamenta "la falta de modelo turístico" que parece tener Ada Colau hasta el momento.

Por ello, en Apartur explican que "si alguien alquila su piso y molesta" sí que entenderían que se le aplicara estas medidas.

Sanciones para las plataformas

Además, la concejala Gala Pin ha avisado que a partir de septiembre comenzarán a multar a las plataformas (como Airbnb o Booking) "por todos y cada uno de los pisos sin licencia  que ofrezcan". Sanciones que contempla la Ley Catalana del Turismo.

Ante el anuncio, Airbnb ha denunciado que "todavía se genera más confusión a los ciudadanos que comparten sus casa, tres semanas después de que la Generalitat anunciara una propuesta para compartir casa". Los castigos, sin embargo, sólo irán destinados a los alquileres de viviendas completas y no al de habitaciones.