Los “cierres temporales” se multiplican este invierno en hostelería

Los “cierres temporales” se multiplican este invierno en hostelería

Casas rurales y balnearios ya han puesto en marcha la medida que Paradores quieren aplicar a 27 establecimientos

C.D.P.

06/12/2012 - 21:06h

A inicios de semana saltó la noticia. Los sindicatos de la red estatal de Paradores informaban de que la empresa pública tiene intención que acometer siete cierres de establecimientos en toda España y que otros 27 hospedajes bajen las verjas de forma temporal. El ministro Soria negó posteriormente que se vayan a aplicar cierres definitivos, pero indicó que sin las bajas de “temporada” la red de Paradores no se sostendría, y entraría en suspensión de pagos. Lo cierto es que este invierno, los cierres “temporales” se están convirtiendo en una realidad en el sector del alojamiento y la hostelería.

Los malos datos del turismo nacional, hacen que los sectores dentro del mundo de la hostelería más afectados sean aquellos cuyo principal público es el de dentro del territorio nacional. Las casas rurales son un ejemplo.

Afectados

En Galicia, la Federación Galega de Turismo Rural (Fegatur) tiene pensando solicitar a la Xunta que les permita cerrar legalmente cinco meses al año, entre octubre y febrero debido a los malos números que están cosechando. “Son meses con una ocupación del 10%. Sale más caro abrir que tener el establecimiento cerrado, debido a lo que hay que pagar a empleados y a la electricidad”, explican.

Igualmente ocurre en el caso de los balnearios. Desde la Asociación de Balnearios de Galicia explican que este año hay establecimientos de su red que están alargando más de lo normal sus cierres durante la temporada de invierno. La falta de huéspedes es la razón.

Dos jornadas de huelga en Paradores

En el caso de Paradores, los sindicatos informan que de llevarse a cabo los 27 cierres de temporada de los que les han informado desde la empresa (dejando a un lado la polémica por los siete cierres definitivos) 948 trabajadores verían sus contratos afectados y, además, nueve servicios de restaurante y cocina se verían obligados a echar el cierre.

De momento, los trabajadores de paradores están convocados a una huelga este viernes y sábado, coincidiendo con el puente de diciembre.