Los hoteleros de BCN moderan el precio ante la caída de la demanda

Los hoteleros de BCN moderan el precio ante la caída de la demanda

El precio medio de la habitación se reduce el 2,7% hasta los 107 euros con una ocupación también a la baja

Gabriel Trindade

20/06/2013 - 21:11h

El tirón turístico de Barcelona ha tocado techo. Los seis primeros meses del año muestran como la demanda de alojamiento en la capital catalana se ha resentido. Tanto la ocupación hotelera como el precio medio ofrecen resultados peores que los registrados en el primer semestre del año pasado, según el Gremi d'Hotels de la ciudad.

Los hoteleros consultados por este medio apuntan que la situación se repetirá a lo largo del verano y en lo que resta del año. “Es un cambio de tendencia”, advierten. Pese a ello, la patronal del sector augura una ocupación de alrededor del 85% para los meses de julio y agosto.

Datos


La ocupación hotelera ha caído hasta el 70%, un punto porcentual menos que en los primeros seis meses del 2012. Además, el precio medio por habitación y noche ha bajado hasta los 107 euros, el 2,7% menos que en el mismo periodo de tiempo que el año pasado.

Los hoteleros de Barcelona tenían un as en la manga: la demanda. Con ello, se podían permitir el lujo de apostar fuerte y elevar los precios por habitación a costa de disuadir a una pequeña parte de los turistas que consideraban visitar a la Ciudad Condal. La fórmula finalmente compensaba los precios.

Escenarios similares

Se trata de una situación cíclica. Los datos anuales del Gremi d'Hotels muestran escenarios similares en el 2008 y el 2009. En el primer año de la crisis hubo una caída de la ocupación del 5% hasta alcanzar el 72,3% y del mismo valor al año siguiente que situó el porcentaje en el 67%. Los precios también decrecieron: pasaron de 120,5 euros en 2007 a 120 y 101,46 en los siguientes ejercicios.

“Ese año fue una corrección del mercado. Los precios pertenecían a la época de bonanza. La caída de la ocupación se debe a la volatilidad del sector. El turismo funciona gracias a las previsiones. Al inicio de la crisis, mucha gente dejó de viajar o de irse tan lejos por si a caso”, explican.

Mercado nacional y Europa

“Este momento iba a llegar. Barcelona tiene una demanda muy importante pero no infinita”, explican los mismos interlocutores. En este sentido, achacan a este frenazo del turismo la caída del mercado interno aunque apuntan que el factor que ha decantado la balanza ha sido la crisis en Europa. “Los problemas económicos que sufren en Italia, Francia y Portugal han sido un lastre para este sector”, comentan.

Por otra parte, los hoteleros consideran poco probable que los nuevos mercados, como pueden ser los provenientes de países del Este, suplan por completo ese agujero.

Sobreoferta

Otro factor que también sirve para explicar la caída de los precios y de la ocupación es la sobreoferta que convive actualmente en la ciudad. “Cada vez hay menos demanda pero seguimos abriendo alojamientos, lo que provoca que la ocupación quede repartida entre más establecimientos y por tanto baje. Los hoteleros también intentan ser competitivos y eso les lleva a bajar el precio. Es un círculo vicioso”, explican.

A esa demanda legítima, los empresarios del sector también se enfrentan a la proliferación del alojamiento turístico irregular. El Gremi d'Hotels estima que en al ciudad hay la misma cantidad de oferta legal que ilegal.