Los hoteleros de Madrid siguen atrapados en un negocio a la baja

Los hoteleros de Madrid siguen atrapados en un negocio a la baja

La capital española registró una caída del 6,1% del ingreso por habitación en verano

Redacción

Barcelona

14/11/2013 - 16:57h

El conocido hotel Catalonia Moratín de Madrid
Los hoteleros madrileños no levantan cabeza. La capital española registró un descenso del 6,1% de los ingresos por habitación disponible (RevPar) durante el verano (junio-septiembre), según se desprende del Barómetro de Rentabilidad y Empleo de los Destinos Turísticos que elabora la Alianza para la Excelencia Turística, Exceltur.
      
 
La capital española suma 23 meses consecutivos de caídas en los ingresos por habitación
 
El informe, que analiza 53 destinos urbanos, refleja que durante el verano se mitigó la tendencia a la baja en los RevPar en alojamientos de 5, 4 y 3 estrellas respecto al anterior cuatrimestre, con un incremento del 2,2% en los ingresos entre junio y septiembre, hasta una media de 53,9 euros.

La capital española vio mermada su rentabilidad durante el cuatrimestre, encadenando 23 meses consecutivos de continúas caídas en los ingresos medios por habitación disponible en Madrid.

No obstante, los resultados fueron también negativos en el resto de las grandes ciudades, ya que el descenso de la rentabilidad de los alojamientos en verano también afectó a capitales como Sevilla (-2,1% RevPar y -1,2% en empleo); Valencia (-3,7% en RevPar y -2,4% en empleo; Zaragoza (-3,4% en RevPar y -8,2% en empleo); Bilbao (-9,3% en RevPar y -6,5% en empleo) y Santiago de Compostela (-1,4% en RevPar y -1,8% en empleo).

Por contra, San Sebastián logró aumentar un 5,2% su RevPar, con una media de 10,7 euros, manteniéndose como el destino urbano con mejor índice de rentabilidad en verano, pese a registrar un recorte del 3% en el empleo.

Con todo el verano de 2013 ha constatado un comportamiento "muy distinto" entre las diferentes ciudades españolas, en un contexto generalizado de reducción de precios, del 0,1% para tratar de generar mayor afluencia turística, lo que ha permitido en algunos casos mejorar las ocupaciones, con un 2,2% más, pero con un efecto "muy limitado" sobre el empleo (-2%).