Los hoteles de lujo se frotan las manos con la moratoria de Colau

Los hoteles de lujo se frotan las manos con la moratoria de Colau

Los establecimientos planean duplicar el coste de las habitaciones ante con la eliminación de la competencia

Ismael García Villarejo | Carles Huguet

Barcelona

06/07/2015 - 21:04h

Con la moratoria, Ada Colau beneficia a los hoteles de lujo de Barcelona.

Ada Colau allana el camino, en principio contra su voluntad, a los grandes hoteles de lujo barceloneses. La moratoria de licencias turísticas impulsada por la flamante alcaldesa elimina la competencia a los emblemáticos establecimientos que superan las cinco estrellas. Los propietarios del Arts, el Mandarin, el Vela, el Claris y el Juan Carlos I ya se frotan las manos

Momentáneamente descabalgados Hyatt, y su proyecto en la Torre Agbar, y Four Seasons, que planeaba un hotel en la sede del Deutsche Bank, el big five vislumbra como sus más directos competidores a nivel mundial no participarán en el pastel que supone el turismo de lujo en la ciudad condal.

Incremento de precios

El cierre del mercado se traduce en una barra libre para los empresarios. Fuentes del sector aseguran a 02B que los establecimientos estudian subidas de entre el 15% y el 20% en el coste de sus habitaciones de forma escalonada durante los próximos dos o tres años.

El objetivo es mucho más ambicioso. Las mismas fuentes apuntan que los hoteles pretenden en 2020 buscar la paridad de precios con ciudades como Londres y París. Algo que supondría duplicar el coste actual de la oferta de lujo barcelonés. Una noche en el Mandarin Oriental cuesta en la ciudad de Colau alrededor de 500 euros en su habitación más barata. Por el contrario, la misma cadena demanda 900 para alojarse en su homólogo parisino.

Escudados tras el Gremio de Hoteles

Contactados por 02B, los cinco establecimientos declinaron explicar su postura oficial ante la moratoria. Se limitaron a aludir al comunicado del Gremio de Hoteles de Barcelona, presidido por Jordi Clos, dueño del Hotel Claris, que representa a la totalidad de propietarios ante una medida que, egoístamente, le beneficia. En el mensaje, la asociación celebraba que "el anuncio termine con la incertidumbre" pero recordaba que "25.000 personas vivían gracias al turismo".

Sin embargo, la entrada de Colau en el consistorio no sólo implica la reducción de actores en la partida. La medida estrella de la líder de Barcelona en Comú ha revalorizado, además, las licencias en un 15%.

"Los que ya tienen un hotel son los beneficiados: un activo más caro y menos competencia", sentenciaba un agradecido hotelero a 02B hace unos días.