Los hoteles europeos aumentan sus precios mientras los españoles se estancan

Los hoteles europeos aumentan sus precios mientras los españoles se estancan

La recuperación económica tarda en llegar al sector: En 2008 una habitación en París costaba 218 euros; en Madrid rondaba los 100

C. Díaz Pardo

26/03/2012 - 15:12h

Los hoteles españoles no están soportando tan bien la crisis como sus colegas europeos. De hecho, los de Madrid y Barcelona con categoría de 4 y 5 estrellas son los que registran precios más bajos y menor ocupación dentro de la tabla de establecimientos de las grandes ciudades europeas. Así, se prevé que los hoteles urbanos españoles mantengan tanto sus precios como sus rendimientos financieros este 2012 tras la caída de precios del año anterior mientras que los extranjeros comienzan ya a subir sus tarifas.

Así lo afirma un estudio sobre hoteles urbanos en Europa realizado por la escuela de negocios Esade y dirigido por el catedrático Josep Francesc Valls. Según este experto en marketing, el informe demuestra que la crisis se está cebando en los hoteles madrileños y barceloneses a pesar de sus altos estándares de calidad. Así mismo, destaca que la recuperación ya se está poniendo en marcha en los establecimientos residenciales del resto de capitales europeas. “Es momento de apostar más que nunca por la innovación y la calidad de instalaciones y servicios para ganar competitividad y remontar cuanto antes un sector clave para la economía española”, declara Valls.

Madrid y Barcelona, a la cola

El estudio de Esade prevé que mientras los precios de los hoteles españoles no crecerán este año, en Europa lo harán un 10%, algo que agravará aún más la diferencia de precios existente.

En el ránking expuesto en este informe, Londres y París resultan ser las ciudades europeas con los hoteles más caros y con mayor ocupación. En 2008, el precio medio de una habitación de hotel en la capital francesa alcanzó los 218 euros, mientras que Madrid rondó los 100 euros. En ese mismo período de tiempo, Barcelona registró una media de precio de 137 euros. Durante el 2011, tan sólo los hoteles de Praga registraron precios más bajos que los españoles.