Los nobles gallegos venden sus pazos

Los nobles gallegos venden sus pazos

Empresarios o aristócratas ofertan inmuebles que también han funcionado como casas rurales

Cristina Díaz

25/04/2013 - 22:12h

Cada vez hay más pazos a la venta en Galicia. Antiguas construcciones señoriales que se caracterizan por ser de piedra y contar con escudo de armas y capilla o iglesia.

Ya sea porque la crisis también golpea a las grandes fortunas, porque el mantenimiento de estos inmuebles es costoso, o porque muchos se transformaron en casas rurales o establecimientos hoteleros que no pasan por su mejor momento, desde hace unos años estas construcciones cuelgan el cartel de 'se vende'.

Negocios que no triunfaron

Según explican fuentes del sector inmobiliario, entre los vendedores de estas emblemáticas edificaciones hay numerosos nobles, así como empresarios de renombre cuyas firmas no son tan boyantes como antaño. “También hay muchos profesionales de la hostelería que reformaron los pazos para convertirlos en un negocio”, cuentan.

La venta de pazos o casas palaciegas no sólo es un fenómeno propio de Galicia. Catalunya o Castilla-La Mancha son otras de las zonas de la Península donde más se ofertan estas edificaciones. “Normalmente, la venta se hace desde la total discreción, sobre todo cuando hablamos de familias nobles. No les gusta que se sepa que se han deshecho de parte de su herencia”, comentan expertos inmobiliarios.

Joyas arquitectónicas

La web Aldeas Abandonadas oferta hasta 78 pazos enclavados en Galicia. Entre ellos se pueden encontrar verdaderas joyas arquitectónicas, que forman parte del reclamo turístico de la comunidad. Es el caso, por ejemplo, del Pazo de Cervantes, en Lugo. Una edificación totalmente restaurada que data del siglo XVI y que, actualmente, funciona como casa de turismo rural. También está a la venta el Pazo Fortaleza, a 15 kilómetros de Lalín (Pontevedra), y que fue construido alrededor del siglo XI. Su precio ronda los 795.000 euros.

Entre los pazos en venta se encuentra incluso edificaciones catalogadas como Bien de Interés Cultural (BIC). Es el caso del Pazo de Torres Cereixo, en Vimianzo ( A Coruña). Cualquier reforma que se realice en él debe pasar antes por Patrimonio. Su propietario es nada menos que el arquitecto y empresario Santiago Fernández Puentes, actual accionista de Zeltia y perteneciente a la familia fundadora de la farmacéutica.

Hasta siete millones de euros


Según explica Rafael Canales, de Aldeas Abandonadas, el precio de los pazos gallegos va desde los 600.000 euros a los seis o siete millones de euros. “Todo es negociable, a lo mejor por cuatro millones de euros ya lo venden”, explica.