Los temporales condenan al turismo rural a las vacaciones forzosas

Los temporales condenan al turismo rural a las vacaciones forzosas

En Galicia, muchos establecimientos cerrarán sus puertas hasta marzo “para evitar ofrecer un mal servicio”

Cristina Díaz

La Coruña

03/01/2014 - 21:48h

Señalización de una casa rural en el Camino de Santiago | EFE
El turismo rural gallego vive sus horas más bajas. La campaña de Navidad no ha logrado los resultados esperados, que han menguado con respecto al año anterior y, lo que es peor, muchos establecimientos se enfrentan, en el inicio de 2014, a cierres forzosos, obligados en gran medida por los temporales de azotan la comunidad.

Hasta ahora, la baja ocupación obligaba a muchas casas rurales a cerrar sus puertas durante los meses de enero y febrero. Sin embargo, este año, otro factor parece decisivo. La climatología adversa hace que muchos establecimientos decidan coger unas vacaciones forzosas. “Ya hubo reservas que se cancelaron en Navidad debido a la lluvia y el mal tiempo y ahora, muchos establecimientos no pueden ofrecer un servicio totalmente óptimo debido a los problemas eléctricos y los apagones por el temporal o que las casas son demasiado frías”, explica Cesáreo González, presidente de la Federación Gallega de Turismo Rural (Fegatur).  
 
Problemas eléctricos y 'apagones' impiden un servicio en condiciones óptimas
 

Desde el sector son conscientes de que mantener un establecimiento sin actividad durante dos meses conlleva los correspondientes problemas económicos. Aún así aplauden la medida “si no se puede garantizar un servicio óptimo”.

No obstante, para este 2014, el sector del turismo rural gallego tiene claro que es necesario abordar una mejora en la promoción de los establecimientos para poder levantar las cifras de ocupación, que rondaron un exiguo 30% de media durante el año pasado. “En Galicia llueve, pero también en otras comunidades del norte donde el turismo rural se está levantando”, explican.

Desde Fegatur piden a la Xunta de Galicia mayor implicación en la promoción del sector y, sobre todo, campañas publicitarias más adecuadas. “No tiene sentido ir a buscar clientes del turismo rural gallego a una feria a China, pero sí lo tiene ir a Londres, que está a hora y media de vuelo de la comunidad”, opinan. 
 
Las casas rurales en el Camino de Santiago consiguen ocupaciones del 80%
 

Otra de las reclamaciones del sector pasa por mejorar las infraestructuras de la principal arteria turística de Galicia, el Camino de Santiago. De hecho, las casas del llamado Camino Francés, que parte desde Roncesvalles, consiguen niveles de ocupación del entorno al 80%.

“Queremos que se de el mismo impulso a otros caminos que están consiguiendo cada vez más afluencia pero que no cuentan con las mismas infraestructuras, ni señalización”, comentan en Fegatur, en referencia al Camino Portugués o al Inglés.