Meliá aguanta la crisis

Meliá aguanta la crisis

La cadena hotelera mejora el resultado de actividad pero reduce los beneficios el 7%

Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá
Meliá Hotels resiste la crisis económica. Pese a que la cadena ha reducido sus beneficios el 7% hasta los 37,3 millones de euros en 2012, defiende con buenas cifras el resultado de actividad. El grupo presidido por Gabriel Escarrer achaca el descenso de los resultados finales a la menor generación de plusvalías por la relación de venta y revalorización de activos.

En este sentido, los datos remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) revelan que el negocio hotelero marcha con paso firme: el resultado de explotación alcanzó los 159,4 millones de euros, lo que supone una mejora del 6,9%.

Aumento del RevPAR

El grupo, que ha aumentado su facturación el 2% hasta los 1362 millones de euros, ha emitido un comunicado donde se “muestra satisfecho” por el resultado obtenido y la evolución del mercado. En el conjunto de sus divisiones, Meliá ha obtenido un incremento del 7,9% de RevPAR.

Así, el descenso en el beneficio se achaca a la “menor generación de plusvalías” debido a la relación entre las ventas y la revalorización de los activos. Se ha pasado de los 133 millones en 2011 a los 93,4 millones obtenidos el año pasado, lo que supone un 29,7% menos.

Demanda internacional

La apuesta por el mercado internacional --representa más del 80% del resultado operativo-- ha sido una garantía. Los datos reflejan un aumento de la demanda en los hoteles internacionales de la cadena. En 2012, se registró un incrementó del 4% en llegadas internacionales hasta alcanzar los 1.035 millones de euros. Meliá atribuye esta cifra al “impulso de los países emergentes y Estados Unidos durante la segunda mitad del ejercicio junto a la mejora de las condiciones financieras para los turistas”.

El ranking de llegadas estuvo encabezado (4,1%) por las economías emergentes donde Meliá focaliza gran parte de su crecimiento, seguidas por una saludable evolución en las economías avanzadas, del 3,6%.

España

En cuanto a su negocio en el mercado español, Meliá sigue la tendencia del sector. El pasado año experimentó un avance del turismo extranjero frente a una demanda nacional que está en recesión. Así, registró un incremento del 3% en las llegadas de turistas extranjeros, quienes gastaron más. El incremento fue del 5,9% respecto al ejercicio anterior.

Para compensar la caída del mercado nacional, Meliá se afianza en el segmento de alta calidad (upscale) y en los mercados emisores menos sensibles al precio.

Inversión

Meliá Hotels Internacional confía su futuro en los mercados en los que recoge más beneficios. Es decir, en los hoteles y resorts de Latinoamérica y Caribe. Un portafolio al que seguirán mimando en los próximos años. El grupo de Escarrer no ha detallado en qué sentido.

La compañía quiere crecer ahora en el mercado asiático. Para cumplir con el objetivo, cuentan con los nuevos aliados estratégicos: el grupo inmobiliario chino Greenland. Será el tercer pilar del acuerdo conseguido en su día con la empresa turística y hotelera Jin Jiang.

Escarrer aplica una estrategia completamente distinta en España. En el mercado nacional mantiene su plan de contingencia. Centra las inversiones en Europa más allá de los pirineos. Concretamente, en las principales capitales de la región, como Vienna o Dusseldorf, donde se inaugurarán nuevos centros a lo largo del ejercicio actual. Todo, por conseguir un “crecimiento selectivo” en los emplazamientos con más posibilidades de conseguir resultados positivos.