Meliá dispara con bala de plata a Airbnb

Meliá dispara con bala de plata a Airbnb

El consejero delegado de la compañía avisa: "Es el mayor problema que tiene la hotelería a nivel mundial"

Carles Huguet

Barcelona

04/02/2016 - 19:08h

"Es el mayor riesgo para la hotelería de todo el mundo". La alarma la activa Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá. El empresario balear lamenta la lentitud de la regulación frente "al modelo de negocio de Airbnb". "Las leyes no pueden alcanzar a estas plataformas y, la verdad, tampoco es que haya mucha voluntad para atajar el problema por parte de las instituciones", denuncia.

En el marco de una jornada celebrada por PwC, el hotelero ha puesto a Barcelona como ejemplo a nivel mundial. "Dos tercios de la gente que llega a la ciudad se aloja en un alojamiento ilegal", avisa. "Con todas las cargas legales que tenemos los hoteles encima, nos supone 18 euros más cara cada habitación que la oferta irregular", compara.

"Si yo fuera Accor estaría muy preocupado", reconoce. Y celebra: "Nosotros intentamos siempre dar un valor añadido y operamos generalmente en el sector vacacional, donde estos apartamentos no tienen una presencia tan grande".

El viraje de la marca Meliá

Desde el año 2011, Meliá ha dado un cambio de rumbo a su política. De dominar el segmento vacacional masivo entre los 60 y 70 a apostar por el lujo y la segmentación. Escarrer ha analizado una a una las siete marcas: "Me, el lujo más Premium; Gran Meliá, el lujo tradicional; Paradisus, los resorts de lujo; Meliá, la marca convencional; Inside, para los millenials; Sol, el clásico concepto vacacional y Tryp; urbano a precio asequible".

En la apuesta, la cadena balear quiere convertir el hotel "en un lugar en el que estar, no sólo una cama".

El plan de expansión

Para 2016, la compañía prepara 25 nuevas aperturas. Como ya avanzó 02B en noviembre, el establecimiento no se ha visto afectado por la moratoria de licencias turísticas en Barcelona y esta semana ha recibido el permiso municipal. Su apertura pero, no se contempla hasta 2018. "El crecimiento será siempre en gestión", ha explicado, con más proyectos abiertos con el fondo Starwood en la mente.