Meliá Hotels, al rescate del resort alicantino Villaitana

Meliá Hotels, al rescate del resort alicantino Villaitana

La sociedad propietaria del complejo, Xeresa Golf, había suspendido pagos en octubre de 2010, pero Horwath HTL consiguió darles beneficios de 2 millones el pasado año

Joan Oliva

20/01/2012 - 13:47h

Meliá Hotels & Resorts ha sido la cadena hotelera elegida para gestionar el Villaitana Wellnesss Golf & Resort, el complejo alicantino de alojamientos de lujo y oferta complementaria perteneciente a la sociedad promotora Xeresa Golf, controlada por la familia Cremades, y que fue declarada insolvente en octubre de 2010. Desde tres años antes, Xeresa Golf gestionaba por sí misma el resort, tras un primer intento de operativa llevado a cabo por la firma hotelera Starwood y bajo cuya dirección el recinto se llamó Sheraton Real de Faula y Westin Real de Faula. Meliá intentará asegurar el reflotamiento del negocio.

Antes de esta elección de Meliá, Horwath HTL realizó un Interim Management durante 2011 y dejó un resultado positivo de más de 2 millones de euros en caja  "que fueron los primeros beneficios que veía el resort", según han explicado a 02B fuentes de la consultora internacional. La firma no duda en considerar el Villaitana como "el mejor resort vacacional de toda España y uno de los mejores del Mediterráneo".

La instalación, situada en unos terrenos anexos a Terra Mítica, cuenta con dos hoteles de 4 y 5 estrellas que se levantaron en la zona tras una concesión por 75 años otorgada por la Sociedad Parque Temático de Alicante (ahora Sociedad Proyectos Temáticos) y que la justicia investigó, hasta el punto de suspender de todas sus facultades de administración patrimonial a los propietarios de la empresa Xeresa Golf.

El resort se articula en 25 edificios independientes a la manera de un típico pueblo mediterráneo, con su plaza mayor, iglesia. En conjunto oferta de 455 habitaciones, además de una imponente oferta complementaria.

Curiosamente, el último ejercicio del Villaitana se saldó con una “mejora notable de sus cifras”, según la nota difundida este viernes por la propia cadena Meliá Hotels, que no ha dado más detalles, pero que referenciaba a la gestión 'interina' realizada por Horwath HTL. Pero los propietarios buscaban un operador hotelero experto, capaz de sacar de la UVI al conjunto de la instalación, tanto para la unidad de alojamientos, como para las instalaciones de spa y los dos campos de golf diseñados por el exgolfista Jack Nicklaus, que también querían externalizar.

Tres meses de selección


El contrato acordado estipula que la propiedad cede el Villaitana en régimen de alquiler, que pasará a ser denominado Meliá Villaitana, y operará bajo la marca Meliá Hotels, aunque desde Villataina se ha declinado facilitar información adicional alguna.

Tras un proceso de selección de hoteleras nacionales e internacionales que ha durado tres meses, la hotelera de los Escarrer fue finalmente la elegida. “La familia propietaria creía que Meliá era el candidato más adecuado ya que tienen sus propios resorts en propiedad y, de hecho, era el perfil que mejor encajaba en el negocio”, han declarado este medio fuentes de la dirección de Horwath HTL, la firma intermediadora en la operación.

Además, la consultora internacional que encabea en España Víctor Martí indica en una nota que el proceso de selección de un operador de esta naturaleza al final “permite al propietario realizar el mayor retorno de la inversión”.

Además de la vertiente de alojamiento, el futuro Meliá Villaitana dispone de un centro de convenciones de 6.000 m2, dividido en 17 salas, más de 5.000 m2 de piscinas al aire libre, una docena de restaurantes y bares, un spa completo con piscinas termales y, por si fuera poco, playa artificial.