Meliá incentiva el canje de bonos para reducir el pago de deuda

Meliá incentiva el canje de bonos para reducir el pago de deuda

La firma de los Escarrer ofrece una prima del 1% por cada obligación de valor de 50.000 euros

Gabriel Trindade

Barcelona

17/06/2014 - 20:16h

El consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer.
Meliá quiere suavizar el impacto del vencimiento de 200 millones de euros en bonos a finales de este año. La firma de los Escarrer ofrece una prima del 1% por cada obligación de valor de 50.000 euros que se canjee por títulos de la hotelera. De esta forma se ahorraría los intereses, además de reducir la deuda financiera, que en el primer trimestre del año asciende a 1.242 millones de euros.
      
 
Meliá ha presentado esta oferta especial que se mantendrá vigente durante las dos últimas semanas de junio
 
La hotelera balear emitió 200 millones en 2009 para financiarse con un cupón del 5%. Los bonos vencen a finales de este curso. Para evitar su desembolso, Meliá ha presentado esta oferta especial que se mantendrá vigente durante las dos últimas semanas de junio.

La compañía calcula que esos 500 euros --una prima que representa el 1% del valor nominal unitario de las obligaciones-- incentivará el canjeo por títulos. La medida no afectará los derechos de los obligacionistas que no ejerzan su derecho a la conversión, puntualiza la hotelera.

Gabriel Escarrer, vicepresidente y consejero delegado de Meliá, asegura que “la opción de convertir tempranamente los bonos, que vencen en diciembre 2014, redunda tanto en beneficio de los propios bonistas, al ofrecerles un incentivo significativo, como en una reducción de la deuda neta de Meliá Hotels International”.

Los tenedores de deuda que acudan al canje recibirán 6.305 acciones por obligación a un precio de 7,93 euros. Se trata de una cifra inferior a la actual cotización de los títulos de Meliá, que se sitúa en 9,22 euros.

La cadena hotelera reconoce en un hecho relevante remitido a la CNMV que pondrá hasta un máximo de cinco millones de acciones a disposición de los obligacionistas. Meliá entregará a los bonistas que acepten esta opción acciones de autocartera, acciones de nueva emisión, o ambas.

No es la primera vez que Meliá intenta reestructurar su deuda. La compañía realizó una compleja operación a finales de 2012 para deshacerse de los preferentistas y trocarlos sus productos financieros por bonos. La operación logró una alta aceptación aunque no consiguió convencer a todos los propietarios de esos títulos.