Meliá reclama más mano dura contra los pisos turísticos

El consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer. / Meliá

Meliá reclama más mano dura contra los pisos turísticos

El consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, reclama que el gobierno balear refuerce la presión contra las plataformas como Airbnb y Home Away

Meliá aplaude la decisión del gobierno balear de multar con 300.000 euros a Airbnb, pero considera que esta medida no es suficiente.

Gabriel Escarrer, consejero delegado y vicepresidente de Meliá, dijo que esta sanción era “necesaria” y que servía para poner en regla al sector de los pisos turísticos.

Crítico contra Airbnb

Escarrer es uno de los empresarios hoteleros más críticos con Airbnb y las plataformas que promocionan viviendas turísticas. En varias oportunidades dijo que estos buscadores son el principal riesgo para el desarrollo del turismo en España, a quienes acusan –como otras patronales hoteleras- de incentivar la masificación en los destinos más populares.

Para el consejero delegado la sanción es insuficiente, porque consideró que las autoridades baleares “están poniendo parches” en vez de proponer una política de alojamiento a mediano o largo plazo.

Gabriel Escarrer: "El gobierno balear está poniendo parches" en la política de alojamientos turísticos

Para Escarrer, las viviendas turísticas tendría que estar mejor reguladas “y que compitan en igualdad de condiciones que el sector hotelero”.

300.000 euros de sanción

La Vicepresidencia y Conselleria de Innovación, Investigación y Turismo había impuesto una sanción de 300.000 euros a Airbnb Ireland UC por una infracción “muy grave”, al promocionar viviendas turísticas que no cumplían con la normativa autonómica.

La plataforma había anunciado que recurriría la sanción ante la Justicia, y dijo que las familias de las islas perderán 100 millones de euros por la restricción de esta actividad.

Más allá del sol y la playa

Otro punto que el vicepresidente de Meliá critica es la fuerte incidencia de la oferta de sol y playa en las islas. Por ello solicitó que se busquen activos que “pongan más valor” a las propuestas turísticas de Mallorca, Menora, Ibiza y Formentera.

Por ejemplo, dijo que se debería acompañar de una oferta cultural de más calidad, que se mejoren las políticas medioambientales, y que haya una infraestructura hotelera y de comunicaciones “de primera”.