Meliá mejora su resultado operativo gracias al aumento de precios

Meliá mejora su resultado operativo gracias al aumento de precios

El Rev/Par del primer semestre impulsa el Ebitda de la firma en un 35%

Gabriel Trindade

Barcelona

31/07/2014 - 21:12h

Gabriel Escarrer, de Meliá

Meliá ha ganado 6,3 millones de euros en el primer semestre, un 39% menos que hace justo un año. No obstante, la cifra esconde sorpresas. La cadena de la familia Escarrer ha obtenido un resultado operativo brillante, con un incremento del 35%. Los beneficios registrados a mediados de 2013 estaban distorsionados al incluir un fuerte presencia de extraordinarios.

El negocio hotelero de Meliá va a toda máquina. Ha conseguido un Ebitda de 98,5 millones frente a los 73,1 de hace un año. La compañía achaca esta mejoría al incremento del Rev/Par. Se ha disparado un 11% en lo que va de año, lo que supone sumar cuatro ejercicios con aumentos continuados.

La firma señala su liderazgo en el segmento vacacional. "Especialmente destacable fue la evolución de las recientes incorporaciones como los resorts Paradisus de Playa del Carmen, o el Gran Meliá Palacio de Isora, grandes apuestas con las que la compañía está cosechando éxitos ya en sus primeros años de operación", asegura en un comunicado. La firma también se congratula de haber optimizado su segmento urbano.

Meliá también destaca que están cumpliendo con la deuda financiera. Apunta a que en el primer semestre ha reducido el pasivo en 80 millones. Meliá quiere "produndizar" en el desapalancamiento: los créditos ascienden a 1.162 millones de euros. Por eso, este año espera vender activos hoteleros por un importe mínimo de entre 100 y 125 millones. Además, también contempla el impacto de la posible conversión de bonos con vencimiento en diciembre de 2014, por 200 millones de euros.

La firma asegura que las previsiones son buenas. Sobre todo porque se percibe una mejora en el mercado nacional, algo impensable el verano pasado. No obstante, el segmento urbano en España inquieta y, pese a que hay motivos para el optimismo, la hotelera expresa sus reservas. Sobre todo en la capital española, Madrid, que intenta resurgir de sus cenizas como destino turístico.