Meliá sigue sin ganar dinero con la explotación de los hoteles

Meliá sigue sin ganar dinero con la explotación de los hoteles

La cadena de los Escarré salva el semestre gracias a las plusvalías y anuncia la venta de más activos

Meliá Hotels Internacional, controlada por la familia Escarré, registró en los seis primeros meses del año unos beneficios netos de 10,3 millones de euros, lo que supone un aumento del 3,8%. El semestre anterior generó 9,9 millones, según la nota oficial.

Si se descuentan los 35 millones en plusvalías brutas generadas por la venta de tres hoteles a finales de junio, las cuentas habrían arrojado pérdidas. Más de 20 millones, en función de la fiscalidad. El resultado bruto operativo, el ebitda, aunque crece no da abasto.

Es decir, el negocio, a pesar de que mejora, no es suficiente para mantener la salud financiera del grupo.

El balance se come el beneficio

Más allá de la cuenta de pérdidas y ganancias, el pasivo no baja de 1.000 millones de euros y, lo más acuciante: el 80% vence entre 2013 y 2014. Casi 380 millones este año y 450 el que viene. La familia recuerda que adquirió el compromiso de vender activos por valor de hasta 120 millones.

Este martes ha comunicado a los inversores que en agosto cancelará los préstamos sindicados, “lo que tendría como consecuencia la refinanciación prácticamente total de la deuda con vencimiento en 2013 y parte de 2014”.

Además, ha renovado las pólizas de crédito a un año para atender los compromisos financieros del próximo ejercicio.

La facturación mejora

El aspecto positivo de los resultados entronca con algunos síntomas que dan pie a ciertos brotes verdes para el sector hotelero. Si Meliá logra ordenar el balance y mantener a salvo el patrimonio podría remontar: los índices de facturación mejoran.

La llegada de turistas internacionales creció por encima del 4% durante el primer trimestre, sobre todo por la evolución de las economías emergentes y Europa.

Se espera “una excelente evolución durante la temporada alta que beneficiará a los complejos vacacionales de Meliá en todo el mundo”, apuntó la compañía.

‘Menos España

La cifra de negocio semestral alcanzó los 674 millones de euros, lo que representa una mejora del 3,9% con respecto a los 649 millones que justificó en el mismo periodo del ejercicio anterior.

La compañía anota una mejora del revpar –ingresos por habitación disponible— del 5,5%, atribuido en un 50% a la mejora del precio, lo que explica a su vez el crecimiento del 16% del ebitda hasta los 122 millones de euros.

En pleno debate sobre la fortaleza de la marca España, los Escarré han reducido la exposición al mercado local un 26%.