Petits Grans Hotels de Catalunya abre el apetito de tour operadores

Petits Grans Hotels de Catalunya abre el apetito de tour operadores

El alemán Vueltarad y el inglés Inntravel cierran tratos con alojamientos singulares, de no más de quince habitaciones, pertenecientes a esta marca

Joan Oliva

03/12/2011 - 20:15h

Buenas noticias para la empresa familiar que explota un alojamiento con encanto y a un precio medio sensiblemente superior al de la hostelería masiva. La joven marca Petits Grans Hotels de Catalunya, conformada por 40 establecimientos y que suma no más de 396 habitaciones, ha despertado un interés directo del mercado mayorista europeo. Dos compañías británicas y germánicas han formalizado acuerdos para incluir algunos de los hoteles independientes como servicio para sus clientes.

En concreto, y según ha podido averiguar 02B, el tour operador alemán Vueltarad ha incluido ya en sus paquetes al hotel ecológico de montaña Petit Caçadors, ubicado en la población pirenaica de Ribes de Freser (Girona), y perteneciente al ahora presidente de la agrupación, Ramon Pau. El inmueble hotelero, regentado desde hace varias generaciones por la misma familia, ofrece 14 habitaciones.

Por su parte, la compañía británica Inntravel ha decidido comercializar paquetes de viaje y estancia en el Clàssic de Begur, un hotel de tan solo 6 habitaciones ubicado en una casa indiana del centro de la localidad gerundense de Begur, y que se acaba de unir a Petits Grans Hotels de Catalunya. También opera con El Papibou de Peratallada, una casa solariega del siglo XVIII de ocho habitaciones dentro del recinto medieval amurallado de Peratallada, en el Empordà; y con la Plaça de Madremanya, una masía del siglo XVI, que ofrece acomodo en once habitaciones.

La directora de Turismo de Cataluña, Marián Muro, ha piropeado a los emprendedores asociados a esta marca, diciendo que están  "ayudando a situar nuestro destino con productos más exquisitos y diferenciados".

Hasta 250 euros y 300 euros en la alta gama

El gerente de la asociación, Martí Sabrià, ha explicado que los tour operadores mencionados buscaban huir del tradicional destino masificado, a la par que ofrecer un producto distinto a sus clientes. Petits Grans Hotels ofrece una tipología de tarifas que oscila entre los 60-70 euros de algunos de sus asociados solo por el alojamiento, a los 250-300 euros por noche y desayuno en sus establecimientos de gama más alta.

Pese a estar constituido mayoritariamente por familias que explotan sus propios negocios, dispone de una central de reservas propia. "Estamos trabajando con el mismo motor de reservas que tiene una gran cadena internacional como Iberostar", destacaba el propio Sabrià, durante la presentación del catálogo 2012 de la marca. Se han incorporado siete nuevos hoteles independientes.

Tres con estrellas Michelin

Uno de los puntos fuertes de la marca, y ariete de su promoción en el futuro es la oferta gastronómica. El Hotel-restaurante Miramar, de Llançà (Costa Brava) presume de dos estrellas Michelin; otra estrella de la afamada Guía es para la Fonda Sala, de Olost, en la comarca de Osona; y, en tercer lugar, está Ca l'Arpa, junto al lago de Banyoles, que también ostenta una estrella. El apartado de gastronomía se ha querido potenciar con un espacio propio y diferenciado en la última edición del catálogo, del que se han distribuido 12.000 ejemplares.

Si bien el hándicap del precio relativamente mayor que el de sus competidores está ahí, el presidente de la marca, Ramon Pau, argumenta que  "cuando empezamos, el precio no era un problema, pero tampoco ahora queremos renunciar a él".

El propietario de otro alojamiento, El mirador de Siurana, era explícito en conversación con 02B. "Son negocios enteramente familiares. Nos está yendo muy bien. Y eso es un problema, justo porque nos va bien, y no damos abasto, pero si tuviéramos que contratar a alguien, entonces ya no cuadrarían los números.

Son 'hostelería kilómetro 0', en una afortunada expresión de Ramon Pau. Trato directo entre huésped y propietario