Este es el plan de Airbnb para destronar a los grupos hoteleros

Brian Chesky, presidente y cofundador de Airbnb.

Este es el plan de Airbnb para destronar a los grupos hoteleros

Airbnb presenta su programa para la próxima década, con una diversificación de su catálogo y el lanzamiento de un programa de fidelidad

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

23/02/2018 - 12:30h

Airbnb se reinventa para dar el zarpazo al mercado hotelero. La plataforma cumplió diez años de vida y su cofundador y consejero delegado Brian Chesky anunció una hoja de ruta que amenaza (aún más) a los grupos hoteleros.

La plataforma busca reducir los puntos flojos de la experiencia de usuario y de su catálogo de propiedades, que se encuentra en el orden de los 4,5 millones de anuncios.

El objetivo es ambicioso: llegar a los 1.000 millones de usuarios en la próxima década. Esta cifra equivale a que casi una de cada ocho personas en el mundo utilizará esta plataforma para buscar alojamiento.

Nuevas categorías de propiedades

Una de las mayores críticas de los usuarios era que en ocasiones la búsqueda de alojamiento era como rastrear una aguja en un pajar. En la plataforma las propiedades sólo se categorizan en habitaciones compartidas, habitaciones privadas y alojamientos enteros, y el único parámetro para buscar algo de más calidad era guiarse por el precio.

A partir del verano los usuarios podrán filtrar las búsquedas bajo los parámetros de alojamientos vacacionales, espacios únicos, bed & breakfast y hoteles boutique. Además se implementarán nuevos algoritmos que agilizarán los resultados.

El catálogo de viviendas se expandirá a cuatro nuevas categorías para agilizar las búsquedas

Más experiencias

Otra nueva veta de Airbnb es presentar la línea Colecciones, que busca unificar la búsqueda de viviendas más exclusivas con los deseos del usuario, ya sea para utilizarla en un evento o lograr un viaje más personalizado.

Algunas de las alternativas son las colecciones para bodas, lunas de miel, viajes en grupo y cenas.

Airbnb exclusivo

Los hoteles de lujo no se preocupaban por el crecimiento de Airbnb, porque consideraban que sus usuarios buscaban las tarifas más bajas por sobre la comodidad. Eso podría haber sido en sus primeros años, pero actualmente entre sus anuncios hay propiedades que cuestan tanto o más que un hotel cinco estrellas.

El siguiente paso de la start-up es lanzar Airbnb Plus, una selección de los 2.000 alojamientos más exclusivos de solo 13 países. Cada vivienda pasó por un filtro de 100 requisitos y la evaluación del personal de la plataforma para garantizar su calidad.

Airbnb planea llegar a los 1.000 millones de usuarios en diez años

Tras la compra de Luxury Retreats, para apuntar a un público más selecto, ahora la tecnológica combina los alojamientos más lujosos con viajes personalizados en la línea Beyond, que ofrece experiencias premium como cursos de cocina a cargo de chefs, visitas privadas a colecciones de arte o safaris.

Programas de fidelidad

Los programas de fidelidad eran uno de los baluartes que las grandes hoteleras podían conservar para mantener una clientela fija, sobre todo la que viaja por negocios.

Pues el desafío de Airbnb se redobla con dos alternativas: entre los 400.000 anfitriones inscriptos la compañía elegirá a los más distinguidos y los premiará como Superhost, a los que les ofrecerá mejor visibilidad en las búsquedas y páginas web personalizadas.

En cuanto a los usuarios, el programa de fidelidad Superguest será ofrecido a 10.000 clientes, y luego será ampliado al resto de la comunidad de huéspedes.

El recelo de los gobiernos

Donde Airbnb todavía no puede terminar de estabilizarse es en una relación amistosa con los gobiernos municipales y regionales en donde opera. Las leyes y normativas buscan que Airbnb sea considerada como empresa turística y no como una intermediaria.

Sólo en España, Airbnb ha tenido que afrontar sanciones que han oscilado entre 600.000 euros (en el caso de Barcelona) hasta 300.000 euros (por parte del gobierno de Baleares) por “faltas muy graves” al promocionar viviendas ilegales.

En su lanzamiento el consejero delegado pasa de puntillas sobre sus planes para limar asperezas con las administraciones públicas, y se ha limitado a decir que “la plataforma está comprometida a seguir colaborando con autoridades de todo el mundo en la creación de normas, que aseguren que Airbnb fortalezca y beneficie a las comunidades locales”.